Colecciones del Centro León

Iván Tovar nació en San Francisco de Macorís. En 1963 llegó a París, ciudad en la que residió por unos 20 años. Los críticos inscriben su pintura en el nuevo surrealismo, si bien sus composiciones despliegan un mundo simbólico extremadamente personal. El tercer escalón es un dibujo representativo de un cambio de orientación surrealista del autor, caracterizado por una poética llena de pulcritud en la factura y de sugerencias ambiguas. La obra se presenta en un soporte horizontal dividido por dos planos. En el primero, a la derecha, se visualiza una escalinata de tres peldaños. En el segundo un elemento orgánico, puntilloso y sensual, hace equilibrio con sus formas geométricas y con el cubo que, elevado, se expande por encima de los escalones. El trabajo del dibujo, pulido y de una gran nitidez, propone una escena metafísica en la que se explora la espacialidad. Así mismo, el autor alude a una escalera imposible, que confunde al espectador por su propia situación, creando los enigmas visuales que dan a su obra un sello inconfundible.

Valora este artículo
(1 Voto)
  • Filtro:
Reset