Colecciones del Centro León

El Premio tendrá una dotación de un millón de pesos dominicanos libres de impuestos y un diploma de reconocimiento.

Publicado en Noticias 2019

El artista cuestiona las dinámicas de poder manifestadas en la cotidianidad y busca generar un diálogo sobre los contrastes socioeconómicos de la República Dominicana. Utiliza una cartera Louis Vuitton (un código de prosperidad y poder) como punto de partida para ilustrar la disparidad en el acceso a recursos y oportunidades en el contexto dominicano; y la deconstruye para analizarla desde una posición objetiva, alejada de valores agregados inherentes a la marca.

Paralelamente, pone a disposición de una persona la misma cantidad de dinero que utilizó para la adquisición de la cartera, con el propósito de emplearlo en lo que pueda generar algún cambio en su vida. Por supuesto, la realidad de esta persona es muy distinta a la de quien podría acceder a esos artículos de lujo en la República Dominicana.

A través de un libro el artista documenta lo generado en ese proceso. Y en la sala, dos videos muestran estas realidades: uno detalla el proceso de deconstrucción de la cartera y otro muestra lo que se ha logrado con la inversión de la misma cantidad de dinero.

Premio igualitario del 26 Concurso de Arte Eduardo León Jimenes
Para conocer más sobre esta pieza y su autor, visita: https://centroleon.org.do/CL/caelj26-cdl

Dato Curioso:

Esta es la segunda ocasión en que que el artista Carlos De León recibe premio en el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes. Fue premiado en la edición XXIV por su obra Te amo, 2012. https://centroleon.org.do/CL/arte-visual/2130-te-amo

Instalación compuesta, en primer lugar, por una serie de cuadernos que son el resultado de la intimidad de la artista, una especie de diario personal que ha llevado durante años en el que ha volcado vivencias y situaciones cotidianas, un ejercicio que ha significado una exploración de sí misma y la sociedad actual; cuadernos que nunca se planteó mostrar. En segundo lugar, integra una serie de pinturas y dibujos que, en palabras de la artista, representan la cotidianidad y la diversidad.

Premio igualitario del 26 Concurso de Arte Eduardo León Jimenes
Realizada con el auspicio de Valiente Fernández
Para conocer más sobre esta pieza y su autora, visita: https://centroleon.org.do/cl/caelj26-kab

Dato curioso:

El título de esta obra, que traduce como La gran vaina, viene de la multiplicidad de significados posibles que tiene para el dominicano la palabra vaina.

El reconocido escritor y poeta José Rafael Lantigua obtuvo el Premio Nacional Feria del Libro Eduardo León Jimenes 2016, por su obra Espacios y Resonancias.

Publicado en Noticias 2016

Este año sesenta y un obras sometidas optan por un atractivo premio metálico de setecientos cincuenta mil pesos.

Publicado en Noticias 2016

El artista se ha marchado. Tras él, queda un legado inmenso y trascendente en la cultura nacional.

Publicado en Noticias 2015

In memoriam

Aquiles Azar García nació en Santo Domingo en 1932. En 1945 inicia sus esudios en la academia de George Haussdorf y al año siguiente pasa a la Escuela Nacional de Bellas Artes, de la cual egresa en 1950. Graduado de Odontología en la Universidad de Santo Domingo, nunca se desvinculó del quehacer artístico. 

Con el auspicio de la Sociedad Dominicana de Odontología realiza su primera exposición personal. Entre 1950 y 1964 celebra dos individuales, participa en exposiciones colectivas y frecuenta los talleres de José Ramón Rotellini y Vicente Pimentel, quienes contribuyen a fortalecer su formación. En 1963 recibe una mención de honor en la expo-concurso de la Alianza Francesa, y en 1968, 1969 y 1971 obtiene consecutivamente tres premios en la categoría Dibujo del Concurso de Arte Eduardo León Jimenes correspondiente a esos años.

En 1972 fue merecedor de un premio especial en la XII Bienal Nacional y en 1974 gana un segundo premio en la XIII edición del mismo certamen. El jurado de VI Bienal de Grabado Latinoamericano celebrada en San Juan, Puerto Rico, le concede una mención especial por su obra Paloma. Al compartir el ejercicio odontológico y catedrático universitario con el artístico, registró hasta 1989 un total de 57 exposiciones individuales realizadas, siendo la más reciente, para esa época, la que presentó en la Fundación Guayasamín en Quito, Ecuador. 

Aquiles Azar fue uno de los pocos artistas nacionales dedicados exclusivamente al dibujo, manifestación por la que es y siempre será reconocido. Su obra dibujística comenzó a hacerse identificable por la línea pura y por sus características jarras y botellas tratadas con un ordenamiento equilibrado, como el caso de esta obra Simplicidad No. 1. Después transitó hacia una obra expresionista, que enfocaba rostros y figuras grotescas, convulsionadas, y en la que el trazo va adquiriendo una fuerza caligráfica, ágil, superpuesta, entrelazada y profusa. 

Carlos Dobal enfoca “el feísmo” como técnica dominante en sus dibujos, en tanto que Marianne de Tolentino hablaba de “el bestiario”, al abordar sus temas porque en la mayoría de sus trabajos quedan plasmados insectos, aves y los más diversos animales.

El artista Aquiles Azar García falleció el pasado martes 27 de enero de 2015.

Este texto fue escrito por Danilo de los Santos, el que ha sido extraído y modificado del libro Concurso de Arte Eduardo León Jimenes: 25 años de historia.

Carmen Omega Pélaez nace en Barahona en 1939.

Después de completar sus estudios secundarios, ingresó en la Escuela Nacional de Bellas Artes, formándose en pintura con Paul Giudicelli, y a partir de 1959 en escultura, con Antonio Prats Ventós, Gaspar Mario Cruz, Domingo Liz y Angel Benavente. En 1960, cuando aún completaba su formación artística, fue merecedora del primer premio de escultura de la Escuela Nacional de Bellas Artes por su obra Plegaria.

En el referido año también obtuvo el primer premio con Cristo, trabajo ejecutado en cemento. En 1964 fue becada por el gobierno español, cursando en Madrid estudios de escultura y cerámica. Refiriéndose a esta artista escribió Manuel Valldeperes el siguiente comentario: “La novedad de Carmen Omega Pélaez -considerada la obra que de ella conocemos-, es una novedad dramática. Prácticamente se halla en plena búsqueda angustiada que le es absolutamente necesaria (…) es obra insatisfecha en su mayor parte, pero también es obra decisiva…”.

Peláez es una escultora que maneja y mezcla medios diversos para realizar sus obras, que se ciñen a un lenguaje que media entre simbolismo y expresionismo. A su regreso de España fue seleccionada para participar en el Primer Salón Esso de Artistas Jóvenes Dominicanos. En 1964, su escultura Figuras la hace merecedora del primer premio de escultura del Concurso de Arte Eduardo León Jimenes.

Omega Peláez es de las contadas mujeres que han sobresalido en el campo de la escultura nacional.

Bibliografía:

-Aida Cartagena Portalatín. Galería de Bellas Artes, Santo Domingo, 1964.

-Manuel Valldeperes. La escultura de Carmen Omega Peláez revela un intenso contenido humano. El Caribe, Suplemento, 30 /8/64.

-Seminario nacional en torno a la identidad de los dominicanos, catalogo exposición colectiva UNPHU, Santo Domingo, 9 /11/82.

-Este texto es un fragmento tomado de uno de los libros producidos por E. León Jimenes-

Centro León. 1993. Concurso de Arte Eduardo León Jimenes. 25 años de historia. Pág. 36.

Carmen Omega Peláez murió en Santo Domingo en 2005.

Artista de la fotografía y del performance nacido en Santo Domingo en 1979. Ha recibido varios reconocimientos, tales como: el Premio del Concurso Internacional de Fotografía Wifredo García, Casa de Teatro en 2006; el Premio en la 26 Bienal Nacional de Artes Visuales, Museo de Arte Moderno de Santo Domingo en 2011; y la Mención de Honor en el Premio Joven de la Imagen Fotografía y Video 2011, del Centro de la Imagen, en Santo Domingo. Reside y trabaja en Santo Domingo, República Dominicana.

El laudo emitido por el jurado de selección del XXIV Concurso de Arte Eduardo León Jimenes expresa respecto a la obra de F. Rodríguez: "Por la legitimad de sus investigaciones sobre la dominicanidad y su estudio de las culturas domínico-haitianas".

El laudo emitido por el jurado de premiación del mismo Concurso, expresa: "Por su compromiso con una investigación sobre las relaciones domínico-haitianas y los conflictos a nivel social y humano que de esta se generan".

El artista declara sobre su trabajo: "Que quisqueyanos son también los haitianos, o que Haití y no Quisqueya fue como se llamó la isla es un secreto que ningún liceo me contó. Nuestra historia es de negros y mulatos, de ciudadanos que se pintan de blanco y con este acto niegan su verdad". ¿Cuántas páginas de nuestra historia ha escrito el silencio de borrar la verdad? 

¿Será acaso que nuestro pueblo no tiene en su acervo una identidad porque permite que borren su historia sin hacer gloria a su humilde verdad? Porque prefiere cantarle a Quisqueya mil veces, como si mil veces fueren suficientes para hacerla verdad, ¿debemos entender que si la verdad se borra mil veces deja de ser verdad?"

Carlos de León es un artista multidisciplinario, quien trabaja fotografía, instalación y video. Realizó estudios en Altos de Chavón La Escuela de Diseño, en La Romana (2009-2011). Actualmente, estudia Diseño de Comunicaciones en Parsons The New School for Design, New York.

Recibió una mención de honor en el Premio Joven de la Imagen Fotografía y Video 2011, organizado y convocado por el Centro de la Imagen, en Santo Domingo. Reside y trabaja en New York, Estados Unidos. 

El Laudo de Premiación del XXIV Concurso de Arte Eduardo León Jimenes expresa lo siguiente sobre la obra de Carlos de León: 

“Por su manera de convertir su experiencia personal en un objeto cargado de significados, partiendo de la violencia de género para cuestionar este fenómeno en la sociedad contemporánea”. 

El artista comenta sobre su trabajo: 

"Asumo mi práctica desde mi experiencia, a través de circunstancias directamente relacionadas a mi desarrollo y a hechos que me han marcado de manera significativa. Desde los más trascendentes hasta los más cotidianos, me han servido de espacio para reflexionar sobre mi vida, mi familia y el contexto en que me desenvuelvo. Las conexiones que surgen entre mi experiencia y la del espectador motivan mi trabajo. Materiales y procesos están dictados por cada episodio, son elementos alegóricos a las historias que se quedan en mí y de las cuales siento necesidad de liberación. Los replanteo en un nuevo contexto: mi catarsis". 

El catálogo sobre el XXIV Concurso de Arte Eduardo León Jimenes está a la venta en la Tienda del Centro León y puede ser consultado en formato físico y/o virtual en su Mediateca con estas informaciones:

700.97293

C744c

CEP/ Centro León 

   XXIV Concurso de Arte Eduardo León Jimenes

   Ediciones Centro León

   Concurso de Arte Eduardo León Jimenes. 2012 

   ISBN: 979-9945-8820-4-9

Una nota importante es que la obra Te amo resultó también ganadora del Premio del Público que se otorga en cada Concurso, como resultado de una votación que los públicos asistentes a la exposición hacen de la obra que más haya atraído el gusto y la atención de los visitantes.

Se hace acompañar por un bucle de audio de 5:26 min:

Paul Giudicelli, artista de San Pedro de Macorís, desarrolló una obra centrada en la preocupación por investigar sus raíces. Estudió con gran interés la cultura taína y los rasgos de la cultura africana en la República Dominicana. También experimentó con materiales y colores para enriquecer sus pinturas, por lo que realizó una serie de investigaciones sobre la materia como medio expresivo artístico. En el cuerpo de trabajo de Paul Giudicelli se articula una expresión que, además de formular claves de la modernidad dominicana, expresa y reconstruye una identidad desde los remanentes de las culturas taína y afro-caribeña. En Brujo disfrazado de pájaro, Giudicelli ofrece una síntesis de diversos lenguajes, primando la abstracción geométrica en la interpretación del sujeto (el brujo), que es al mismo tiempo hechicero y pájaro, y recrea en su esquematismo elementos de la pictografía taína. Igualmente, los componentes afro-caribeños, relacionados con la cultura negra de los bateyes azucareros a la que estuvo expuesto el autor desde muy joven, son visibles en los elementos compositivos de la pieza, que se estructura en un conjunto de planos angulares sin perspectiva espacial. Esas referencias tienen en su obra una presencia testimonial y un carácter modélico, por la articulación desde la modernidad de diversos lenguajes y referencias aborígenes. Brujo disfrazado de pájaro, primer Premio de Pintura del Concurso en 1964, es una pieza paradigmática de la Colección Eduardo León Jimenes de Artes Visuales.

 

Leopoldo Pérez (Lepe) pertenece como artista a la generación de la década del sesenta. De ahí que su obra estuviera fuertemente marcada por las problemáticas del momento en que le correspondió trabajar como artista.

En Almuerzo de obreros se manifiesta el lenguaje artístico de Lepe. En esta pintura el autor se aleja de la representación naturalista y consigue plasmar de modo fragmentado y delineado sus personajes, logrando intensificar las imágenes de la realidad. Igualmente, presenta el contexto donde se encuentran ubicadas las figuras, ruinoso y decadente, definido expresivamente por líneas que parecen aludir a una construcción. Esta es una obra de composición vertical, realizada a partir de combinaciones de amarillo, blanco, gris y negro. En el primer plano aparecen dos hombres semidesnudos, sentados y comiendo; detrás, otros tres hombres huesudos, parcialmente representados. Gruesas líneas y formas esquemáticas que se reiteran acentúan el patetismo expresionista de la escena. Leopoldo Pérez (Lepe) es parte de los muchos artistas que reaccionaron a la realidad social y encontraron a partir del arte respuestas para el momento en que les tocó vivir.

Gaspar Mario Cruz nació en San Francisco de Macorís. Realizó estudios de escultura en la Escuela Nacional de Bellas Artes, con los maestros Manolo Pascual y Juan Cristóbal. Su producción artística se inició con el trabajo de santos y figuras religiosas. Fue miembro fundador del Grupo Proyecta, conformado en 1968. La escultura tallada en madera es una de las expresiones en las que se destacó este artista, quien desarrolló un lenguaje particular, lleno de referencias a las culturas dominicana y caribeña. Cultivó también la pintura y el dibujo que, junto a su obra escultórica, están cargados de elementos propios del sincretismo afro-caribeño. Su obra hace énfasis en elementos de la mitología y de la realidad histórica y social. Esta escultura se encuentra tallada verticalmente y posee un interés figurativo y narrativo. Gaspar Mario Cruz nos ofrece el tema de un grupo humano. Los personajes, situados en diferentes posiciones, conforman un colectivo familiar. Por una parte, se distingue una pareja desnuda: la mujer con las manos en la cabeza y el hombre tocando una flauta. En otra zona, una segunda mujer carga objetos. Lateralmente y al pie de la base, aparece un rostro o máscara con caracteres africanos, los que también se proyectan en las demás figuras. Familia es una escultura de formas cilíndricas y orgánicas, características que identifican la obra de este artista.

 

Guillo Pérez cursó estudios de pintura en la Escuela de Bellas Artes de Santiago de los Caballeros, en 1950. Estudió pintura en la Academia de Yoryi Morel, donde trabajó el paisaje natural. En su carrera pictórica empleó inicialmente los lenguajes de la abstracción, y más adelante y  hasta la fecha, ha asumido la figuración como vía expresiva. En Homenaje al Greco, Guillo Pérez reconoce el legado del artista griego- español a partir de la abstracción. Esta pieza de amplio formato ha sido ejecutada con varias gamas cromáticas, predominando la roja y la negra. Su composición es de planos geométricos con formas rectas y trazos informalistas. Pérez, con una fructífera carrera pictórica e importantes aportes en el plano de la abstracción en el escenario de la producción artística del Caribe, plantea en este lienzo un acercamiento metafórico al cuerpo de trabajo de El Greco. Esto se evidencia en su cromatismo –vinculado al periodo posterior a la escuela veneciana del autor– y en el manierismo evidente en la disposición de los planos compositivos.

 

Domingo Liz nació en Santo Domingo en 1931. Es escultor, pintor y dibujante. Se graduó en 1949 en la Escuela Nacional de Bellas Artes y recibió especial orientación del escultor Manolo Pascual. De 1950 a 1953 hizo estudios de posgrado en pintura con Jaime Colson. En 1968 fue miembro fundador del grupo Proyecta. Presentó su primera exposición individual en 1971, en la entonces Galería de Arte Moderno, hoy Museo de Arte Moderno de Santo Domingo. Liz es uno de los creadores dominicanos indispensables a la hora de evaluar crítica y reflexivamente la historia del arte nacional. Su papel como artista multidisciplinario, provocador de rupturas y profundamente coherente en su producción, se suma a la importancia de su rol renovador y a su posición como maestro de generaciones. Sus investigaciones con los materiales escultóricos lo guiaron por el sendero de búsqueda de la abstracción, en una intención por liberarse de las marcadas referencias de sus maestros. Así, desarrolló una obra de gran síntesis y economía de medios, hurgando en las posibilidades de los materiales (fundamentalmente metal y madera) y dedicando especial atención a la indagación en lo formalmente orgánico.

Su talla Origen es un claro ejemplo de este camino artístico. Una talla de una sola pieza de madera hace referencia a la organicidad de un útero o una vaina vegetal, alusión remedada en el título de la obra. Esta escultura, fundamentalmente abstracta debido a que Liz se plantea ante todo la reconfiguración de formas esenciales, remite al origen del hombre y la naturaleza.

 

Elsa Núñez nació en Santo Domingo. Estudió Filosofía en la Universidad Autónoma de Santo Domingo y realizó sus estudios artísticos en la Escuela Nacional de Bellas Artes de su ciudad natal; y en la Academia de San Fernando, en España. Su trabajo pictórico se caracterizó por un especial énfasis en imágenes de corte expresionista. Vendedoras de peces es una pintura impactante tanto formal como conceptualmente. La autora, que perteneció a uno de los grupos de artistas que se configuraron como alternativa de la producción cultural en la década del sesenta, elige como protagonista de su obra a la mujer, y especialmente a la mujer trabajadora. El tema define a tres figuras femeninas en posición simétrica. La del centro, más alargada y con un brazo extendido sobre un grupo de peces, domina la composición. Una de las características formales de esta pintura de 1967 es la acentuación del negro en los trazos delineantes, que alcanzan un dramatismo en la figuración femenina. Los personajes son presentados por Elsa Núñez envueltos en una atmósfera nostálgica y oscura. Esa manera de representación reafirma la idea del rol de la mujer como proveedora de alimento y dadora de vida en tiempos de convulsión social. La obra está ejecutada al óleo y se relaciona con el expresionismo social de los años sesenta.

Pintor dominicano nacido en Bonao, en el año 1936. Su labor como artista prolífico y gestor cultural lo ha posicionado en un importante lugar dentro de la historiografía del arte nacional. La obra de Cándido Bidó está llena de personajes que representan al dominicano como arquetipo, representativo de los campesinos y las mujeres de pueblo. Así mismo, sus trabajos pictóricos refrendan las costumbres y avatares de estos personajes. El trabajo en el campo, las labores cotidianas, el disfrute, y el canto a la esperanza y a la vida son elementos constantes de sus pinturas. Lavanderas es una obra de formato rectangular ejecutada al óleo, fuertemente texturizada con materia mixta y gamas en azul, blanco, amarillo, negro y rojo. Su composición define la escena de tres mujeres. Dos de ellas extienden un paño blanco y la tercera las observa. Próximo a la mujer de espaldas está dispuesto un cajón con un recipiente para lavar. Completan la composición muros y una puerta de una habitación que resalta un trasfondo en negro. Esta obra de Cándido Bidó conmueve por su crudeza. Una vez más, es la mujer, parte importante de la familia, quien genera los medios de vida a través de su trabajo.

 

Asdrúbal Domínguez fue artista de un profundo y dinámico compromiso social. Participó de forma activa en la Guerra de Abril de 1965 y formó parte de su Frente Cultural, desde donde defendió los derechos del pueblo dominicano. Esto hizo que Domínguez acentuara su compromiso con los asuntos sociales y, a partir de la intervención militar norteamericana de ese mismo año, se mostró decididamente combativo con su obra. Los elementos de la dominicanidad contribuyeron a reafirmar ese mensaje de soberanía que patentizaba en cada una de sus obras. Pájaros muertos sobre azotea está ejecutada en un soporte rectangular, con un cromatismo de gran impacto, donde predominan amarillo, azul, negro y rojo. El autor ofrece una composición de esquemas geométricos, cuyas formas representan el dramatismo de las aves muertas en una azotea. Esta es una obra excepcional en la trayectoria artística de Domínguez, sin dudas un importante icono de la pintura expresionista de la década del sesenta en la República Dominicana.

Vicente Pimentel nació en Santo Domingo en 1947. Estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes de esa misma ciudad y en la Ecole d’Art et Architecture en Francia, país donde vive y trabaja en la actualidad. Pimentel confiere al dibujo un lugar prominente en su ejercicio plástico, consiguiendo la excelencia en esa práctica artística. Sus preocupaciones conceptuales se han dirigido a “universalizar todas las vivencias dominicanas a través de conceptos que expresa con su arte”. Su obra La vanguardia presenta un busto de mujer de gran dinamismo y movimiento, donde se muestra ese dominio técnico. La vanguardia, representada por el autor en la imagen de una mujer joven y exuberante, establece un paralelismo entre su propia visión del futuro y las nuevas formas de pensamiento social. Pimentel, artista que produce una obra repleta de referentes subjetivos y poéticos, establece en sus dibujos una búsqueda constante en la relación figura signo. De ahí que esta pieza, de una precisión y delicadeza de dibujo conmovedora, refleja su interés por establecer las relaciones conceptuales entre la imagen y su poética de titulación.

 

La extensa producción artística de Ramón Oviedo es reflejo de profundos y productivos desdoblamientos discursivos, donde el hombre, comprometido social e ideológicamente, dialoga con el productor de formas y lenguajes artísticos. Este artista cardinal para la historia del arte dominicano cuenta con una gran herencia estética de las vanguardias artísticas, modificada por la constante búsqueda de diferentes formas de expresión que se acoplen a los cuestionamientos de su ser social y sus necesidades comunicativas personales. La mayor parte de la obra de Oviedo se enfoca en temáticas sociales. El pueblo dominicano, el humanismo insular y la pobreza son parte de su repertorio. Levántate Lázaro es una pintura de lenguaje expresionista, caracterizada por el dibujo acentuado y sus gamas en blanco y azules. La composición, trazada en cuadrantes horizontales, está compuesta por tres figuras humanas superpuestas y una cuarta acostada. La figura central expresa la crucifixión y todos los personajes poseen desproporciones anatómicas y rasgos exagerados. Esta obra remite a temarios sobre la redención y la liberación de un pueblo económicamente depredado y sumergido en una convulsa situación política y social.

 

Página 1 de 2
  • Filtro:
Reset