La vida es sueño, ilustrada por Dalí

La vida es sueño de Salvador Dalí, está compuesta por una serie de grabados que el artista surrealista realizó en 1962 para ilustrar La vida es sueño del escritor Calderón de la Barca.

Dalí tiene amplias referencias ilustrando grandes clásicos de la literatura universal, como Don Quijote de La Mancha y La Divina Comedia. Según Federico Hernández, curador de la exposición: “Dalí ha ilustrado grandes obras de la literatura con sentimientos universales, y todas tienen que ver con su vida. Casi siempre las recrea a su manera, haciendo una transformación creativa de fantasía y casi quitándole un poco el sentido para hacerlas surrealistas”.

Calderón de la Barca y La vida es sueño

Pedro Calderón de la Barca nació en Madrid, el 17 de enero de 1600 y murió en la misma ciudad en 1681. Fue un sacerdote católico y escritor español, caballero de la Orden de Santiago, conocido fundamentalmente por ser uno de los más insignes literatos barrocos del Siglo de Oro, en especial por su teatro.

La vida es sueño es una de las obras de Calderón de la Barca más conocida y estudiada. Dicho interés reside en su complejidad filosófica, pero también en el notable armado dramático. Sin embargo, desde que Marcelino Menéndez y Pelayo (1910) clasificara a la obra como drama filosófico, la crítica ha hecho hincapié en los problemas existenciales de la obra, desatendiendo a veces sus características específicamente formales, dramáticas. En relación con el primer punto, se pueden señalar algunos ejes que constituyen los temas filosóficos centrales; la oposición entre destino y libertad, el tópico de la vida como sueño y la tematización del autodominio. Estos temas centrales subordinan otros como la educación de los príncipes, el modelo de gobernante, el poder o la justicia.

LA VIDA ES SUEÑO