A 20 años del Concierto de Juan Luis Guerra y Silvio Rodríguez en Montecristi testigos se encuentran en el Centro León

Rafael Emilio Yunén, Chiqui Vicioso, Elvia Ojeda y Domingo Batista encabezaron el encuentro en el Patio Caribeño para comentar aquel histórico concierto en el que Silvio Rodríguez y Juan Luis Guerra coincidieron en un mismo escenario, además de rememorar el abrazo de Máximo Gómez y José Martí en Montecristi en 1895 que fue el motivo de aquel evento artístico. 

El 13 de septiembre de 1992 un concierto gratuito ante treinta mil espectadores, fue realizado en la céntrica avenida Mella, de Montecristi, donde fueron aclamados y aplaudidos por la multitud Silvio Rodríguez y Juan Luis Guerra.

Con motivo del recuerdo de este memorable evento artístico, cultural e histórico entre Cuba y República Dominicana el Centro León incluyó en su programación para septiembre la  Tertulia- Video Café Concierto de Montecristi: Veinte años después. En donde testigos  de ambas nacionalidades compartieron anécdotas resaltando la importancia de este evento artístico e histórico.

Rafael Emilio Yunén, Director General del Centro León dio la bienvenida a todos los presente y realizó un análisis cronológico de eventos de la segunda mitad del siglo diecinueve que apuntaban al deseo de relaciones estrechas entre los pueblos del Caribe. Así, con este preámbulo dio paso al inicio de la actividad  e introdujo a Chiqui Vicioso, miembro del Comité Dominicanos Amigos de Cuba.

Vicioso compartió algunos fragmentos del ensayo de su autoría Maxifiesto de Gómez Cristi, trasmitiendo anécdotas relacionadas a las históricas visitas de José Martí a tierras dominicanas para encontrase con el dominicano Gómez y sellar en un abrazo los destinos de Cuba y la hermandad entre los dos pueblos. 

Por su parte, Elvia Ojeda habló de la significación de la música de Silvio Rodríguez no solamente para los cubanos sino también para la música universal. Domingo Batista, artistas del lente, tomó algunas de sus fotografías de Montecristi y de la Av. Mella, escenario de una de las manifestaciones más grandes que se ha generado en nuestro país en apoyo a la comunidad Cubana.

 “Prefiero hablar de lo imposible porque de lo posible ya se ha hablado mucho” dijo Silvio durante el concierto, apuntó Ojeda. Frases como: “Fue encuentro de la cultura dominicana y cubana” describieron miembros del público.

También se mencionaron otras  frases memorables del concierto antes de cada canción y se habló de otros eventos culturales de esa semana como conferencias y exposiciones de pintura.

Durante del emotivo encuentro se proyectaron entrevistas a ciudadanos de Montecristi con sus impresiones sobre el concierto y lo que esto significó para la provincia. También, el homenaje a la delegación cubana que vino a Montecristi en el 92 un día antes del concierto, en casa de la familia Thomén también fue proyectado en el audiovisual.

Para dar sus testimonios y compartir sus experiencias, vino desde Montecristi una entusiasta delegación que se sumó al númeroso público que vino a revivir  las emociones de aquél encuentro.

Al concluir la tertulia, fue proyectado el video con los más importantes momentos del concierto facilitados por el cineasta Peyi Guzmán, testigo de primera fila en el memorable evento.