Trascendencia de la luz en la obra de Ada Balcácer

Como parte del programa de actividades paralelas a la exposición Alas y raíces: Ada Balcácer, se realizó un panel con las especialistas Marianne de Tolentino y Myrna Guerrero.

En todas las etapas de su carrera, Ada Balcácer condujo sus reflexiones hacia la interpretación del ámbito insular, antillano y caribeño desde diferentes perspectivas. En una primera etapa la leyenda, el mito, las tradiciones y sus re-significaciones marcaron las producciones de esta artista. Luego, su interés se centró en  el espacio y sus múltiples dimensiones.

Marianne de Tolentino y Myrna Guerrero reflexionaron sobre la significación de las experimentaciones e investigaciones de la artista Balcácer.

Al iniciar Myrna Guerrero empezó con una reseña de la vida de Ada Balcácer, de ese modo, se remonta a los años entre 1986 y 2001 donde Ada Balcácer realizó la serie Ensayos de luz tropical, producción que estuvo determinada por una intensa investigación que la artista desarrolló durante 16 años y que muestra el interés y compromiso de esta creadora con su contexto natural y cultural.

Guerrero la describe a la artista como una mujer positivista y pragmática que exploró nuevos espacios para la luz. Por su parte, la crítica de Arte Marianne de Tolentino analizó varias obras de la exposición con los presentes y ejemplificó cómo  la artista se adueña de la luz para plasmarla en su obra.  “Encontré la luz desde su primer trazo hasta el último” agrega Marianne.

Ilustraron cómo Ada Balcácer se propuso analizar el impacto de la luz tropical en la naturaleza geográfica del Caribe en cada uno de sus trabajos.

“Mi casa con un jardín de 30 años se convirtió en el laboratorio de luz perfecto. Pasé horas enteras observando las caligrafías de luz entre las ramas, persiguiendo un rayo de luz desde una mancha de luz sobre unas hojas, observando la dirección del viento sobre el samán y el almendro. Tuve encuentros con profesores de física, asistí al laboratorio de la Universidad Pedro Henríquez Ureña, vi los colores que producían los pigmentos  minerales en el espectroscopio. La saturación mental inició los experimentos, redacté el Manifiesto de luz tropical con el objetivo de asentar las bases estéticas para una nueva forma de pintar, no desde los criterios de luz de la zona templada, sino desde nuestra luz natural, vislumbré una Academia de luz tropical, con un nuevo texto y un programa para el desarrollo estético y creativo, una pintura de origen, veraz con nuestro clima y geografía” asegura la artista Balcácer en sus textos leídos en el panel.

A partir de 1995 la artista profundizó y sistematizó sus estudios sobre la luz y propuso la creación de una Academia de luz tropical. En el texto de la Academia planteó claramente su propósito: aunque muchos pintores dominicanos han explorado de manera intuitiva el concepto de luz y trópico, no existía hasta el momento un documento teórico que lo definiera. La creación de esta Academia fue un hecho sin precedentes en la historia de las artes visuales nacionales. Ada Balcácer produjo una obra veraz, de gran impacto visual y contemporaneidad, y un conjunto de reflexiones teóricas de gran importancia para las artes visuales del Caribe.

 

Visto 5324 veces