Debates Urbanos. Santiago de los Caballeros: ¿Una ciudad vulnerable?

El Centro León en coordinación con el Centro de Estudios Urbanos y Regionales de la PUCMM reúnen en sus habituales conversatorios sobre debates urbanos a estudiantes, arquitectos, urbanistas, ambientalistas y ciudadanos preocupados, con el fin de propiciar una reflexión colectiva sobre el destino de las ciudades dominicanas. 

El pasado martes 28 de octubre el conversatorio sobre Debate Urbano tuvo como tema central Santiago de los caballeros: ¿Una ciudad vulnerable?, donde se realizó una aproximación al conocimiento de los factores que inciden en la vulnerabilidad urbana, considerando riesgos de origen natural, tecnológico o social, conducente a una gestión ambiental urbana orientada a las interrelaciones sociedad-ambiente. 


Este debate reunió a tres gestores urbanos representativos de instituciones directamente involucradas con los procesos de prevención, educación y mitigación en situaciones de riesgo, como Roberto Caballeros, profesor del Departamento de Arquitectura de la PUCMM; Francisco Arias, Subdirector Nacional de la Zona Norte de la Defensa Civil; y el coronel Milton Alexis Moscat, Coronel en Jefe del Cuerpo Bomberos de Santiago. 

El encuentro inició con la intervención del profesor Caballeros, al manifestar las diversas aristas del tema nombrando entre ellas, la participación ciudadana, los problemas de orden político, así como los problemas ambientales, físicos y estructurales de la ciudad. 

En su intervención hizo referencia a la vulnerabilidad social, que definió como “sentirse inseguro o indefenso frente a eventos socioeconómicos de cierta fuerza en nuestro medio”, al tiempo en que citó los principales puntos donde ésta se manifiesta, como son la inseguridad económica y laboral, el capital físico del sector informal y las relaciones sociales, que pueden afectar a todas las clases sociales. 

A su vez, señalo que “estos impactos deber ser reconocidos, para poder enfrentarlos a través del establecimiento de políticas y estrategias”. Además realizó un llamado a las autoridades públicas y privadas sobre la temática educativa “la inversión en educación es una manera de salir a luchar por mejorar nuestra posibilidad de no ser tan vulnerables, en un mundo donde la economía es muy cambiante”, expresó en su análisis. 

Durante el debate Francisco Arias abordó el sistema de regulación y planificación formulado por la Defensa Civil para las situaciones de inseguridad de la ciudad de Santiago, basándose en la ley 147-02 sobre gestión de riesgos. 

En su discurso dio a conocer las 65 zonas clasificadas con un alto índice de vulnerabilidad, de acuerdo a las inundaciones y desplazamientos de tierra, “hemos asumido el compromiso de preparar las zonas que están en altos riesgos y formar los comités de emergencia comunitarios para que pongan en práctica el plan preparado por la Defensa Civil en zonas vulnerables, que incluye el Barrio los Guandules, Hoyo De Puchula, Arroyo de Gurabo, Las Charchas, Barrio Obrero Rafey, Barrio Las Caobas, Reparto Oquet, Ingenio Arriba, Hoya del Caimito, La Mina de Matanza”, entre otras comunidades. 

En tal sentido, Arias expresó que la labor de planificación, prevención y mitigación es una tarea de todos los ciudadanos, orientada por los organismos pertinentes y que no debe continuar siendo indiferente para la ciudadanía “sabemos que con 15 minutos de lluvias ininterrumpidas en esta ciudad, se originarán inundaciones y los organismos de lugar tenemos que buscarle solución a este problema”, indicó. 

En representación del Cuerpo de Bomberos de Santiago estuvo presente el coronel Milton Alexis Moscat, quien enunció las principales problemáticas que hacen a la ciudad frágil, desde la perspectiva de la entidad donde labora, tales como la falta de investigación, planificación y comunicación entre las instituciones y ciudadanos, al momento de realizar edificaciones que pueden verse involucradas en incendios y situaciones de emergencia. 

El coronel Moscat manifestó su preocupación referente al desconocimiento de la estructura y ordenamiento de las edificaciones por parte de las instituciones de socorro, “se tiene la creencia de que los bomberos somos únicamente los apaga fuego y nosotros debemos trabajar también en el asesoramiento para la señalización y viabilidad de puertas y escaleras de emergencia, detectores de humo, luces indicativas; de trabajar en la etapa de prevención”. 

Y agrega, “ahora mismo han sido creadas y aprobadas edificaciones sin tomar en consideración los instrumentos con que cuenta las instituciones de socorro, por ejemplo, en Santiago existe una cantidad de edificios que superan los diez pisos de altura y el Cuerpo de Bomberos tiene un camión escalera con capacidad para alcanzar hasta un séptimo piso, entonces ante una situación de crisis ¿cómo socorremos a las personas que estén del séptimo piso hacia arriba?”, reflexionó el coronel. 

El experto entiende que la problemática planteada afecta a toda la ciudadanía y, por ende, las instituciones deben trabajar en conjunto, a través del intercambio y difusión de las leyes y normas regulativas, de manera que todos conozcan las informaciones y se produzca el cumplimento de las mismas. 

Ante esta realidad, el debate creó un espacio generador de opiniones en torno a la idea de que la construcción de una ciudad es responsabilidad de todos; y ésta se hace posible mediante el ordenamiento territorial, la educación, la prevención, planificación conjunta y ejecución de políticas y planes a nivel local y nacional, con miras de crear ciudades menos vulnerables. 

Gloria Zacarías