Tertulia Caribeña. Las Mercedes, un largo camino de rezos y salves

Dagoberto Tejeda y el padre Antonio Lluberes abordarán esta celebración que convoca todos los años a miles de dominicanos en el Santo Cerro.

Dagoberto Tejeda y el padre Antonio Lluberes abordarán, desde el punto de vista antropológico y ceremonial, la enorme peregrinación que año tras año llega hasta el Santo Cerro, en La Vega. Según el Calendario folklórico dominicano, editado por el Grupo León Jimenes, el templo del Santo Cerro “es un importante lugar de peregrinación para dar gracias, cumplir promesas, buscar ayuda, paz y protección divina”.

La Virgen de las Mercedes, Patrona de República Dominicana, ha sido centro de una veneración que comenzó hace cientos de años. Cada 24 de septiembre, miles de devotos, provenientes de todas las provincias del país, acuden al Santo Cerro, su santuario principal. Para asistir a misa, buscar ayuda y protección divina, hacer promesas y expresar agradecimientos muy particulares por peticiones cumplidas. Desde las más tempranas horas del día se pueden ver los peregrinos que avanzan por las carreteras (sobre todo desde Santiago, San Francisco de Macorís y La Vega) con el fin de asistir a la primera misa que se ofrece en la Iglesia del Santo Cerro a las cuatro de la mañana. Según los autores del Calendario folklórico dominicano, a nivel de religiosidad popular, en algunos centros del país hay actividades en honor a Ofelia Balenyó, cuya correspondencia en el santoral católico es la Virgen de las Mercedes.

La historiografía dominicana contemporánea ha desmentido la leyenda de que en este lugar haya ocurrido una intervención de esta virgen a favor de los colonizadores españoles en 1495.

CV