Opinión. Santiago, la ciudad del Primer Congreso de Música, Identidad y Cultura en el Caribe

En centro del Cibao, circundada por el cauce del Yaque del Norte, la Ciudad Corazón constituye un entramado étnico cultural de valor insuperable.

Santiago de los Caballeros es la segunda ciudad en importancia política y económica de República Dominicana y principal centro urbano de la región Norte o Cibao. Se encuentra a 150 kilómetros de Santo Domingo, la capital dominicana, y a sólo 70 kilómetros de Puerto Plata, uno de los principales polos turísticos del país. La ciudad es, además, capital de la provincia y del municipio de Santiago.

Santiago de los Caballeros fue establecida por Cristóbal Colón en 1495 a orillas del Río Yaque. La ciudad se ha levantado de significativas devastaciones y grandes incendios. Su primera gran expansión se produjo a partir de los años cincuenta del siglo XX.

En esta ciudad se asentaron a principios del siglo XX diversas familias extranjeras: árabes, chinas y haitianas, que junto a las nativas, y a otras inmigraciones, han ido construyendo un entramado étnico-cultural de valor insuperable. La población actualmente estimada es de 850,000 habitantes.

Cuna de muchos líderes sociales y políticos del país, Santiago de los Caballeros ha sido escenario de diversas revoluciones y en varios períodos fue asiento de la capital de la República. La agricultura ha sido la base de la economía por más de cuatro siglos, pero además cuenta con el segundo parque industrial del país, en cuanto a número y variedad de empresas.

La ciudad tiene importantes instituciones educativas, médicas, deportivas y culturales. Desde el punto de vista religioso, su principal centro es la Catedral Santiago Apóstol. Una amplia red de emisoras de radio, estaciones de televisión y un periódico de circulación nacional, resumen el mundo de las comunicaciones.

Santiago de los Caballeros comparte con sus visitantes, monumentos, bibliotecas, museos, salas de exposiciones, teatros, salas de cine, campos de golf, clubes sociales, hoteles, restaurantes y discotecas, así como su aeropuerto internacional.

Otros de sus más importantes atractivos son los eventos culturales, entre ellos el Festival Arte Vivo y el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes. La ciudad celebra sus fiestas patronales el 25 de julio, en honor a su santo patrón: Santiago Apóstol. Y el Carnaval, reconocido por las magníficas creaciones de vestuarios y disfraces, se celebra en el mes de febrero. Los disfrazados, llamados lechones, portando fuetes y vejigas, cuentan con una exuberante ornamentación en sus trajes, que completan con caretas de excepcional expresión artística. Pero lo más hermoso de Santiago, y que brinda con amor al turista, es su arraigo inquebrantable a su identidad dominicana, su hospitalidad y la sonrisa perdurable de sus habitantes.