Tertulia Caribeña. Todo lo que Fellé toca se convierte en sonido

El percusionista dominicano mostró todos los instrumentos que ha ideado y habló de sus experimentos y recreaciones con los objetos de la vida cotidiana.

No tiene el oro del rey Midas y lo que para aquel monarca fue una maldición, para Fellé Vega es puro deleite, fascinación. Según el percusionista dominicano todo en este mundo contiene música, sólo hay que saberla oír; esa obsesión es probablemente la que lo ha “condenado” a convertir en instrumentos todos las cosas que encuentra a su paso. La Tertulia Caribeña Tocando la Isla comenzó con una improvisación percutida que Fellé hizo sobre su propio cuerpo. Mientras su abdomen, su pecho y sus piernas sonaban como raros tambores orgánicos, el numeroso público que asistió al Patio Caribeño del Centro León le acompaño con un improvisado pero afinadísimo coro que el músico dirigió con un extraño sistema de señales que todos entendieron fácilmente.

“La música está en todas partes –subrayó el creador del boombakiní–. Si agudizamos bien el oído, descubrimos que todos los objetos de la vida cotidiana son instrumentos inexplorados que pueden aportarnos un sin fin de posibilidades”. Mangueras de lavadoras, tanques de gas, cubos plásticos, muelles para puertas, viejas latas y pedazos de madera fueron desentrañando los sonidos fundamentales de la música dominicana. Viejas canciones de cuna o estribillos apambichados fue todo cuanto necesitó el intérprete para demostrar la infinita riqueza de la música dominicana.

“La música es en esencia parte del espíritu –aseguró el artista–, por eso a mí me es imposible dejar de convivir con ella a todas horas”. Después de improvisar una pieza para tres boombakinís con Cuquín Curiel y , Fellé se refirió a sus proyectos en las escuelas del Cibao y de lo importante que ha sido para los niños y adolescentes con los que trabaja explorar sonidos y músicas con instrumentos que ellos mismos crean. “Es un esfuerzo muy grande –concluyó Vega–, pero creo que ya no podré abandonarlos, ellos se han convertido en protagonistas de mi propia experiencia”.

CV