Concierto. La guitarra caribeña de Rubén González

El instrumentista cubano interpretó clásicos de Julio Alberto Hernández , Eliseo Grenet y Leo Brouwer, entre otros, en el auditorio del Centro León.

Rubén González “navegó” en su guitarra por el mar Caribe. Desde Alberto Lauro hasta Carlos Fariñas, el músico hizo un recorrido por las más significativas composiciones de autores caribeños que han abordado la guitarra clásica.

El punto de partida del concierto estuvo ubicado del otro lado del Atlántico. “El Concierto Aranjuez de Joaquín Rodrigo es inevitable para enfrentar cualquier antología de las composiciones para guitarra clásica en el Caribe –puntualizó González–. Es un antecedente inevitable, una referencia obligada. Sin ese antes, no hubieses existido todos los después; por eso lo incluimos”.

Luego del “Vals número 3”, de Antonio Lauro, Rubén González continuó con otras creaciones de compositores caribeños. República Dominicana estuvo representada en el concierto por “El Primer Beso”, de Julio Alberto Hernández, y el “Vals sencillo”, de Bullumba Landestoy. “Duerme negrito”, de Eliseo Granet (en versión para guitarra de Leo Brouwer), “Canción para Laura”, de Carlos Fariñas, y “Los tres golpes”, de Ignacio Cervantes, fue el repertorio cubano escogido por González para cerrar su “carta naútica”.

Rubén González ha ofrecido conciertos en México, Polonia, Corea y Venezuela. En 1982 obtuvo el primer premio en el Concurso Amadeo Roldán. En 1988 mereció una distinción por sus relevantes interpretaciones de la música cubana. Ha sido solista en las orquestas sinfónicas de Matanzas y Santiago de Cuba. Ha tocado también con la gran orquesta Mariscal Ayacucho de Caracas y la Sinfónica de Santo Domingo. Con esta última orquesta acompañó al tenor José Carreras. El organizador desde hace cuatro años del Concurso Nacional de Guitarra.

Rubén González se hizo acompañar de la pianista Leticia Díaz y del clarinetista Roberto Medina quienes participaron en el concierto como músicos invitados.

JMP