Conversatorio. Centro León rinde homenaje póstumo a Federico Izquierdo

El Centro León presentó este martes 11 de mayo el conversatorio Recordando a Federico Izquierdo, en homenaje al artista recientemente fallecido. La actividad, que contó con la conducción de los reconocidos críticos de arte Myrna Guerrero y Danilo De los Santos, se desarrolló en el auditorio del Centro León.

Con motivo de cumplirse el martes 11 de mayo el primer mes de la desaparición física de Federico Izquierdo, el Centro León le rendió tributo con la realización del conversatorio Recordando a Federico Izquierdo. Danilo De los Santos, quien junto a Myrna Guerrero dirigió el encuentro, expresó que el evento tenía como objetivo hacer un reconocimiento póstumo en memoria del pintor, proyectándolo desde el punto de vista humano y artístico. Rafael Emilio Yunén, Director General del Centro León, tuvo a su cargo la presentación del evento e introdujo la primera de las disertaciones titulada Federico Izquierdo y la Escuela de Santiago a cargo de Danilo de los Santos, curador de artes visuales del Centro León.

A continuación se proyectó en pantalla gigante fragmentos de una entrevistas realizada por el propio Danilo de los Santos años atrás a Federico Izquierdo. La actividad prosiguió con la ponencia Myrna Guerrero Rasgos distintivos de la obra pictórica de Federico Izquierdo y concluyó con un conversatorio abierto donde el público asistente intervino y participó en torno a la vida y obra de Federico Izquierdo.

Artista, docente, animador y gestor cultural, Federico Izquierdo se convirtió, a lo largo de sus cien años de existencia, en una figura emblemática de las artes y la cultura para el país, la región del Cibao y sobretodo para Santiago de los Caballeros, su ciudad.

Nacido en el municipio de Monción en 1904, desde muy pequeño se trasladó a Santiago. En sus años de estudios, fue compañero de aula del doctor Joaquín Balaguer, de Sergio Hernández, y de Ercilia Pepín. Inició su formación superior asistiendo al taller de Juan Bautista Gómez, una de los pilares de la escuela pictórica de Santiago. Desde muy temprano obtuvo importantes reconocimientos en el mundo de las artes, catapultando su carrera en la plástica nacional. En 1942 participó en la primera bienal nacional, que organizó Rafael Díaz Niese. Su gran contribución al arte nacional fue la de haberse constituido en uno de los miembros principales y soportes de la Escuela de Santiago de pintura. Junto a su maestro Juan Bautista Gómez y Jacinto Domínguez, Mario Grullón y Yoryi Morel, Federico Izquierdo consagró varias décadas al ejercicio del magisterio en la Escuela de Bellas Artes, formando a varias generaciones de artistas plásticos criollos a lo largo de la segunda mitad del siglo pasado.

Su trabajo en la pintura guarda un valor único en la historia del arte dominicano. Sus obras están recogidas, en su mayoría, en la pinacoteca nacional y en prestigiosas colecciones privadas. Además de insigne educador y pintor connotado, Federico Izquierdo se distinguió por su labor comunitaria por la ciudad de Santiago. Participó en muchos programas de promoción cultural como fueron las diferentes comisiones organizativas del carnaval y en la planificación el ornato de la ciudad de Santiago.

Federico Izquierdo fue condecorado por el Estado dominicano con la Orden de Duarte Sánchez y Mella. Danilo De los Santos catalogó a Federico Izquierdo como “el último romántico de la ciudad de Santiago. Arquetipo como pintor, maestro, ciudadano y gestor cultura.

JMP