Diálogo sobre religiosidad popular en una noche de Tertulia

Los sociólogos Luis Felipe Rodríguez y Carlos Andújar del Centro León acompañaron a Dagoberto Tejeda en la presentación de su libro El vudú en dominicana y en Haití. 

Controversiales ideas se expresaron entre los jardines del Patio Caribeño del Centro León en una noche de Tertulia junto a uno de los folcloristas y estudiosos dominicanos más conocidos en suelo nacional. Dagoberto Tejeda Ortiz comentó las particularidades de la espiritualidad en el Caribe y los postulados en que se basa su más reciente publicación, en compañía de especialistas de origen nacional e internacional. 

Luis Felipe Rodríguez, gerente de Programas Culturales de esta institución, contextualizó la tertulia con las singularidades de la condición espiritual de los caribeños, desde una perspectiva regional. “Nuestra música y religión es en esencia africana”, postula Rodríguez en la apertura del diálogo. 

Carlos Andújar, asesor de Proyectos Culturales del Centro León, hizo cinco consideraciones sobre las ideas expuestas en el libro publicado por Dagoberto Tejeda, entre las que se cita que “El vudú en dominicana y en Haití teje un escenario en que se ven representadas otras manifestaciones de la religiosidad popular dominicana, como parte de una ritualidad sagrado-popular en que estos cultos se prestan, acomodan y reciclan aspectos rituales, ceremoniales y místicos en una especie de esponja cultural (…)”. 

“Este es un tema que está prohibido, está prejuiciado y hace falta valentía para hablar sobre esto”, dijo Tejeda al considerar el encuentro un momento “poco frecuentado” en espacios a nivel nacional e internacional. 

Tras el estudio metodológico e histórico del vudú, Dagoberto argumenta que esta religión ha sido malinterpretada y proyectada bajo los criterios de naciones imperialistas. “Hablar del vudú es una mala palabra; es sinónimo de prejuicio, racismo, el diablo, caníbales, salvajes, África. Es la concepción de un grupo de europeos que no soportaron ser burlados por un grupo de ‘negros esclavos’”, explica el sociólogo y director del Departamento de Sociología de la Universidad Autónoma de Santo Domingo sobre la percepción generada tras la abolición de la esclavitud e Independencia de Haití en 1804. 

El invitado presentó las ideas encontradas de distintos autores que postulan a favor o en contra de esta arista social. De igual modo, cuestionó la negación del dominicano hacia prácticas relacionadas con esta religión que, según sus investigaciones, tiene su propia vertiente y es practicada por miles en suelo quisqueyano. 

“El vudú es una religión popular para resolver problemas cotidianos, del día a día, que forma parte del patrimonio espiritual dominicano, y que por tanto forma parte de la identidad dominicana”, concluyó Tejada. 

El vudú en dominicana y en Haití, un libro de 208 páginas, retoma la discusión sobre la primacía del vudú en nuestra isla y distingue las cualidades diferenciales de las prácticas haitianas de las  dominicanas. La santería dominicana y cubana es considerada un derivativo del vudú haitiano. El libro está a la venta en la Tienda del Centro León. 

Según Michael Ventura en su publicación Hear That Long Snake Moan, el vudú es una religión que se originó a partir de ceremonias que poseías los pueblos que fueron trasladados como esclavos desde África Occidental, del contacto con las religiones cristianas propias de los países a donde fueron trasladados, posiblemente influido por supervivencias del politeísmo céltico de manera parcial.