Artesanía, otra oportunidad para el desarrollo.

Artesanos, coleccionistas, auspiciadores y público en general se reunieron para conocer el informe final del programa Artesanía: Cultura y desarrollo en la Provincia Santiago, que realizó el Centro León con los auspicios de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

En más de un año el Centro León con los auspicios de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), viene trabajando arduamente en uno de los proyectos más ambiciosos, cuyos resultados han sido extraordinarios. El programa Artesanía: Cultura y desarrollo en la Provincia Santiago, logró exponer en su máximo nivel las alternativas para el desarrollo del sector artesanal en la región, abordando desde una perspectiva multidisciplinaria en Talleres, Encuentros, Conversatorios, Bazares, Ferias, entre otros.

Los resultados a la fecha citan a más de cuarenta artesanos que participan activamente en el programa, de los cuales 21 están produciendo piezas artesanales que cumplen criterios de identidad, calidad, sostenibilidad e innovación.

Las piezas artesanales que desarrollan los artesanos de este programa son hechas en su mayoría de materias primas medioambientalmente sostenibles como es el caso de la cana, el guano el musú, la fibra de plátano, la cáscara de naranja y semillas; la madera endémica y sus remanentes; residuos de tela, botellas, papel y latas recicladas; el hueso y el cuerno. También piedras de ámbar y el larimar que son extraídas con un impacto bajo o nulo al entorno.

Como fase final del programa el pasado sábado 6 de julio fue realizado uno de los últimos encuentros con artesanos y especialistas en el área, con el título El ABC de la Propiedad Industrial y su aplicación en el sector Artesanal, donde con el apoyo de la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial (ONAPI) se cerró el ciclo de formación y soporte a dicho sector, como parte de esta primera versión. La importancia de la propiedad intelectual, la propiedad industrial, el registro de marcas y otros tópicos aplicados al sector artesanal, fueron en esta ocasión dimensionados como oportunidades y formas de protección para los creadores de artesanía.

Para la presentación de las memorias se llevó a cabo un panel, junto a los especialistas Carlos Andújar y José De Ferrari, donde se hizo un esbozo del contenido que recoge los grandes logros de este programa. La publicación incluye dos ensayos, además de datos estadísticos sobre participantes y beneficiados, el impacto en el sector artesanal de Santiago, así como otros resultados.

Uno de los más grandes logros a resaltar como parte de este programa, fue la reciente participación en la octava edición de EUROAL, Feria Internacional de Turismo, Arte y Cultura de América Latina y Europa, 2013, de tres representantes de la red de artesanos conformada en este trayecto: Carmen Gómez, Lourdes Espósito y Yokasty Toribio.

 De igual forma se ha enriquecido el Fondo Documental de Artesanía Dominicana (FDAD), existente en la Mediateca del Centro León, de modo que los investigadores, especialistas y artesanos interesados puedan acceder a uno de los más completos acervos documentales sobre artesanía dominicana.

Más sobre el Programa de Artesanía

Desde marzo de 2012 y con una duración de 18 meses se ha ejecutado este Programa, auspiciado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, que tiene como objetivo principal apoyar al mejoramiento del sector artesanal en la Provincia Santiago; abordando esta manifestación desde una perspectiva multidisciplinaria e integral para fortalecer el sector, elevar la calidad e innovación de su producción y ponerla en condiciones de insertarse con ventajas competitivas en el mercado nacional e internacional.

Estas iniciativas, que buscan incentivar el turismo cultural y las exportaciones de las industrias culturales; emprendidas por instituciones gubernamentales, privadas e incluso por los mismos artesanos y sus asociaciones; son parte de las acciones que se perciben desde el Programa como un catalizador necesario para mejorar el sector artesanal en la región.