Colecciones del Centro León

Johnny Bonnelly es un artista oriundo de Santiago de los Caballeros, nacido en 1951. Estudió Urbanismo en la Universidad de París 8 en Vincennes, Francia, después de realizar una licenciatura en Arquitectura en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña de Santo Domigo, República Dominicana.

Entre las exposiciones individuales que ha realizado se encuentran: De extras y otras deidades, Palacio Consistorial, XXII Bienal Nacional de Artes Visuales, Museo de Arte Moderno, Santo Domingo, República Dominicana; Historias de un monumento, Galería de El Espacio, Santo Domingo, República Dominicana; Obras del 87, Centro de Arte Nouveau, Santo Domingo, República Dominicana; La apariencia del simulacro de la existencia, Instituto Cultural Dominico- Americano, Santo Domingo, República Dominicana; Espejos y desencuentros, Casa de Teatro, Santo Domingo, República Dominicana; Érase una vez la mujer objeto, Centro de Arte Nouveau, Santo Domingo, República Dominicana.

En su quehacer artístico se listan algunas obras monumentales. Estas han sido:

  • 2009: Vitrola. De la serie Arte po, po, po, popular. Estación de Metro Juan Bosch, Santo Domingo, República Dominicana.
  • 2009: Almaquas (Alma de agua). Avenida de las Américas, Santo Domigo, República Dominicana.
  • 1985: Imagen, mito y tiempo. Galería Centro de Arte, Santo Domingo, República Dominicana.

J. Bonnelly ha sido reconocido en varias ocasiones. En 2005 obtuvo una mención de honor por la obra Instalación en la XXIII Bienal Nacional de Artes Visuales realizada en el Museo de Arte Moderno de Santo Domingo, República Dominicana; en 2004 obtuvo una mención en el XX Concurso de Arte Eduardo León Jimenes, que convoca el Centro León; en 2003 obtuvo el tercer premio de Escultura de la XXII Bienal Nacional de Artes Visuales que realiza el Museo de Arte Moderno de Santo Domingo, República Dominicana y otros varios que destacan su conocimiento sobre el arte y la escultura, de manera particular. Fue merecedor de uno de los tres premios igualitarios del XXIII Concurso de Arte Eduardo León Jimenes por la realización de esta obra.

"Una vez me rompieron la espontaneidad de la palabra hablada, pero no me quedé callado, seguí viviendo. Con los estudios de arquitectura y urbanismo conocí la forma, el volumen y el espacio; el sujeto, el usuario y el espectador dentro de la obra. Me sentí equipado para dialogar y comprendí que la obra de arte termina en el espectador. En mi obra practico el juego, la espontaneidad, el humor, la ironía, el tacto y el contacto, la evidencia de lo que está a la vista y no se ve", expresa el artista sobre los temas que trata en sus trabajos y su intención para con el público.  

"He fusionado formas de expresión: música, danza y teatro. Creo que persigo el cine, pero aún no lo agarro. La fotografía comenzó a seducirme, no me he negado. En lo escultural, la economía del recurso me llevó a construir volúmenes a través de la superposición de planos y a la libertad de expresión que permite el no tener límites con los materiales. Practico el reciclaje, el ready – made me fascina, y recurro a cualquier ingrediente que mi obra me solicite. No soy escultor porque no esculpo, creo ser un artista plástico multidimensional" (sic).

Sobre Helicopcity, Johnny Bonnelly dice: "Esta instalación aparece como un esbozo de estampa paisajística, estereotipada por espacios arquitectónicos y urbanísticos que saltan desde los espejos de las culturas hegemónicas, sobre las cabezas de las naciones “emergentes” que, como la nuestra, patinan sobre la nostalgia de una identidad en ebullición permanente. Mientras, durante su aparente eterna adolescencia, calca infraestructuras comerciales, habitacionales e institucionales que exhiben, como en una película, esquemas de placeres alterados por excesos de tecnología, comunicación, contaminación y consumo".

"Como una escenografía que recrea la estética de los rascacielos (“catedrales del capitalismo”, según Le Corbusier) y soporta la puesta en escena de un espectáculo globalizado que requete coloca el consumismo como la máxima expresión del bienestar. Espectáculo este inscrito en un modelo económico ancestral y renovado, que usufructúa y promueve prácticas informales de alta rentabilidad, cuyos beneficios, se insertan en el sistema a través del lavado de activos soportando significativamente las bases de la economía mundial. He elegido como soporte matérico de esta obra piezas recicladas de lavadoras automáticas, ensambladas verticalmente a manera de superestructuras y por la naturaleza de maquinarias emblanquecedoras, nos pueden inducir a un paralelismo con el referido escenario de una sociedad de corte catatónico" (sic).

La obra Helicopcity se exhibe actualmente en la exposición Génesis y trayectoria, inaugurada el pasado 16 de octubre de este año en la sala de artes visuales María Asensio de León de este centro cultural. 

Valora este artículo
(0 votos)
  • Filtro:
Reset