Colecciones del Centro León

Esta pieza es el resultado de la acción de unas vacas que, al lamer seis bloques escultóricos de sal colocados en el corral, crean nuevas formas. El autor justifica su obra argumentando con estas palabras: “Desde la cueva de Chauvet, los petroglifos taínos en todos los yacimientos indígenas del Caribe son el más fiable ejemplo de la relación ancestral del hombre con los animales, en las paredes de estos refugios aparecen impresionantes dibujos de los animales de caza, en estado salvaje o simplemente animales de compañía. Coqueteo con el juego entre lo visto y las posibilidades aleatorias de las tallas por la intervención de las vacas con su lengua”.

Un bucle de audio reproduce el sonido del lamido y una página web presenta todo el proceso de creación de los diamantes de sal.

Premio del 26 Concurso de Arte Eduardo León Jimenes
Producida con el auspicio de AVEC.com.do

Para conocer más sobre esta pieza y su autor, visita: centroleon.org.do/cl/caelj26-rer

Dato curioso:

El término salario proviene de la compensación en sal que recibían por su trabajo los soldados durante el imperio romano. La sal se consideraba muy valiosa por ser esta una excelente forma de conservas alimentos precederos.

 

Valora este artículo
(0 votos)
  • Filtro:
Reset