Colecciones del Centro León

Ricardo Toribio nació en Santiago de los Caballeros. Se formó como pintor con el profesor Servio Frías y como grabadista con la artista Consuelo Gotay.

Sus pinturas constituyen una rica expresión de realismo mágico, donde el paisaje rural dominicano y cibaeño, las costumbres y el folclor local son los temas centrales. Toribio hace evidente su obsesión con el entorno social y las tradiciones de su país en Danza para la vida, composición en la que recrea la celebración de un gagá.

Este festejo es celebrado durante la Semana Santa en bateyes o centros azucareros y sus orígenes se remontan a la celebración haitiana del rara que, traído por los emigrantes de este país, se ha transformado paulatinamente en el gagá dominicano. Característica del gagá es su estructura jerárquica, en la que los participantes cumplen una función específica, evidente por sus vestimentas vistosas y la forma en que bailan.

En esta creación, Toribio presenta una escena rica en movimiento y color, donde tres hombres y una mujer vestidos con los trajes llamativos del gagá tocan los instrumentos musicales propios de la celebración, bailan y ejecutan movimientos que se extienden más allá de los límites de la obra. Los cálidos rojos, amarillos y naranjas de los ropajes contrastan notablemente con las tonalidades grises del entorno y, de este modo, recogen la fantasía y el folclor típicos de esta celebración.

Valora este artículo
(1 Voto)
  • Filtro:
Reset