Colecciones del Centro León

Representación no-formal de tres figuras antropomorfas en negro que se muestran sobre una superficie roja, parecida a un bote, realizando actividades que denotan pesca. Las mismas se presentan con el torso amplio y tanto brazos, piernas y manos, con cierta escualidez. Una de las figuras se observa sentada y las otras dos de pie. De los rostros, solo es posible identificar los ojos rasgados y las bocas y narices hechas a base de líneas solitarias. Llaman la atención dos esferas de distinto tamaño que se colocan en el fondo, detrás de los sujetos. De estas, la más grande podría denotar el sol, debido la intensidad del rojo con la que fue creada. La otra se muestra en un tono más claro, a la derecha de la anterior. La red de pescar se encuentra elaborada a base de líneas entretejidas y uno de los pescadores, sostiene con un hilo lo que parece ser un pescado, quizás una picúa o un atún, representado en rojo sangre. Toda la pieza ofrece colores contrastantes, destacándose el rojo, negro, blanco y los tonos en rosa. En la misma, se detallan diferentes capas y trazos de pintura que se realizaron para construir la escena, y que podrían corresponderse con la exaltación de las texturas que menciona Cándido Gerón (1986) para referirse a la obra pictórica del artista. Toda la imagen puede a su vez connotar la idea de calor. Por su parte, esta pieza podría dar indicios de la representación de dominicanidad de Liz a través de lo social-marginal, como refiere Jeanette Miller (2004).

Sobre el artista:

Domingo Liz, quien fuera escultor, pintor y dibujante, se graduó en la Escuela Nacional de Bellas Artes y recibió especial orientación del escultor Manolo Pascual. De 1950 a 1953 estudió pintura con Jaime Colson. En 1968 fue miembro fundador del grupo Proyecta. Presentó su primera exposición individual en 1971, en la entonces Galería Nacional de Arte Moderno, hoy Museo de Arte Moderno de Santo Domingo.

Liz es uno de los creadores dominicanos indispensables a la hora de evaluar crítica y reflexivamente la historia del arte nacional. Su papel como artista multidisciplinario, provocador de rupturas y profundamente coherente en su producción, se suma a la importancia de su rol renovador y a su posición como maestro de generaciones. Danilo de los Santos (1978) sitúa el artista dentro de las llamadas primeras dos generaciones de la modernidad artística dominicana.

Otras obras del artista que forman parte de la Colección de Arte Eduardo León Jimenes son el Dibujo (1964) y las esculturas Origen (1966) y Origen No.2 (1966), todas estas, ganadoras de las primeras dos ediciones del Concurso de Arte Eduardo León Jimenes en sus respectivas categorías.

Valora este artículo
(0 votos)
  • Filtro:
Reset