Colecciones del Centro León

Dibujo de formato medio y composición dispuesta en sentido horizontal. La obra presenta una variedad de ilustraciones gráficas de carácter simbólico, algunos realizados de manera directa y otros aplicados a modo de collage sobre la superficie, entre los que se destacan ejercicios de caligrafía, yolas o embarcaciones que siguen una trayectoria marcada por puntos suspensivos, retratos masculinos y femeninos, armamentos y pequeñas escenas bélicas, código de barras, cuentas con palitos, escaleras, corazones, caricaturas, fragmentos de oraciones y frases, entre otros.

Dato Curioso:

Inés Tolentino es una artista que indaga en el tema de la memoria, tanto desde los acontecimientos como de lo emocional. Define su imaginario de la siguiente manera: "En lo más profundo de mí tengo un archivo de imágenes que ilustran mi mente y acompañan mi pensamiento. Día a día, y así durante años, han ido creando un inventario sin fin del mundo que me rodea. Mis sentimientos han recogido estas imágenes por todos medios y todas partes, se han mezclado a mi vida y a mi conciencia."

Obra de bulto completo descrita por el artista como una alfombra que hace un recorrido desde el suelo (horizontal) hasta formar un espiral suspendido en el aire. Solo la parte superior de la trayectoria en espiral se sostiene del techo con hilo nylon en algunos puntos. Los elementos que quedan sueltos van dispuestos al azar al inicio del recorrido en dirección a éste. En un contexto temático, la pieza presenta una serie de embarcaciones frágiles o yolas que se dirigen hacia un punto focal representado en forma de remolino. En el trayecto, algunas han sucumbido en el intento. La representaciones de navíos fueron hechas a partir de baquetas o vainas del árbol de amapola también conocido como tulipero de Gabón (Spathodea campanulata Beauv.) engarzadas con palitos de bambú.

Premio del XXI Concurso de Arte Eduardo León Jimenes de 2006.

Dato Curioso:

El tema de las migraciones ha sido abordado de múltiples maneras y desde diversas perspectives tanto por los artistas jóvenes como por aquellos de mayor experiencia. Claramente, Marco Giuseppe, hace referencia al tema migratorio y lo relaciona al hecho de que culturalmente este concepto ha influenciado significativamente en la conformación de la identidad caribeña.

Con un nuevo reglamento de participación el Centro León celebra en el año 2006 el XXI Concurso de Arte Eduardo León Jimenes, certamen que subraya la gran diversidad creativa que se produce en República Dominicana en el nuevo milenio. Desde el año 2004, la responsabilidad de la organización y realización del Concurso de Arte Eduardo León Jimenes está a cargo del Centro León, depositario y custodio de la colección que contiene las obras premiadas en las veinte ediciones anteriores. Durante cuatro décadas, el Grupo León Jimenes ha mantenido esta tradición, promoviendo los valores culturales de la nación y conformando una invaluable colección de arte dominicano.

Publicado en Concursos Anteriores

Descripción

Frasco de vidrio transparente utilizado para almacenar perfume. La botella tiene en la parte exterior una profusa decoración. El cuerpo de la botella semeja una concha.

Más información

Frasco de vidrio transparente utilizado para almacenar perfume. La botella tiene en la parte exterior una profusa decoración. El cuerpo de la botella semeja una concha. Su procedencia es europea, específicamente de España, del período comprendido entre el 1492 (que representó la llegada de los europeos al continente americano y específicamente al Caribe) y el 1600 período de intenso y dramáticos viajes caracterizados por ataques piratas, corsarios y naufragios por debido a fuertes tormentas y cuyos viajes se organizaban a través de la llamada “Carreras de Indias”.

Como resultado de los hallazgos hechos por la arqueología subacuática en el país, a veces en coauspicio con importantes universidades norteamericanas, ha sido posible rescatar valiosos objetos transportados en galeones y otras embarcaciones procedentes de España y toda Europa, como parte del flujo cultural que caracterizó el período inicial de la colonización en sus primeros dos siglos.

Objetos en cerámica, prendas personales, medallas, monedas, joyas, ajuares, armas, cristalería, muebles, adornos, botellas, envases varios y mercancías de todo tipo, era parte del numeroso inventario transportado por estas embarcaciones (Carabelas, Patanche, Fragatas, galeones, Naves, Galeras) en esos momentos cruciales de la lucha por el dominio americano entre los diferentes imperios europeos.

Algunos de estos barcos se hundían en distintos lugares de la costa de nuestro país como son los casos de los galeones: Conde de Tolosa, Nuestra Señora de la Pura Concepción, Scipión, Barco de las Pipas, Nuestra Señora de Guadalupe -1702- entre otros, encontrándose algunas de esas piezas en una parte del Ámbito mestizaje: encuentros y desencuentros de la Sala Signos de identidad como parte de un préstamo hecho por la Oficina de Patrimonio Subacuático de la Secretaría de Estado de Cultura al Centro León.

La riqueza que aportan estos objetos en el conocimiento del intercambio cultural que se produjo en ese período entre Europa y América, se evidencia en la cantidad de piezas que aun existe en estos naufragios. Su tipificación, formas estéticas, estilos, características, usos, son también portadores de una época, de un momento de la historia, como expresa la pieza seleccionada como símbolo en este mes de noviembre, perteneciente a nuestra colección y que se encuentra en depósito.

Como resultado del Encuentro de culturas y del mestizaje, este envase de perfume del siglo XVII, se convierte en una pieza emblemática de ese pasado

Bibliografía

- Santiago, Pedro J. Estudios sobre comercio marítimo, naufragios y rescates submarinos en la República Dominicana. Publicaciones del Museo de Las Casas Reales. República Dominicana. 1980.

- Borrel, Pedro; Pérez Montás, Eugenio; Arestegui, Cruz. La aventura del Guadalupe. Su viaje a la Española y su hundimiento en la Bahía de Samaná. Centro de Altos Estudios Humanísticos y del Idioma Español. Universidad Católica de Santo Domingo. Comisión de Rescate Arqueológico Submarino en la República Dominicana. Lunwerg, Editores S.A. 1997.

Carlos Andújar
Especialista de Antropología

Descripción

Careta de lechón joyero típica del carnaval santiaguero. En el caso del lechón joyero, los cachos tienen púas. Esa es la forma más sencilla de distinguir un lechón del barrio La Joya. Los colores son amarillos, rojos y azul marino. Las caretas de los lechones pepineros no tienen púas.

Más información

El carnaval es una vieja tradición lúdica heredada de España. Venida con los primeros españoles llegados a América, aquí se registra por primera vez en los primeros años del siglo XVI (1510-1512) en las ciudades de la Vega y Santo Domingo, sufriendo en esa etapa, varias transformaciones incluyendo su prohibición debido a los actos vulgares y a los excesos del mismo, según las autoridades coloniales de la época.

De origen Veneciano en Italia, era parte de viejas festividades paganas de los celtas y otras culturas a las cuales se sumaron los romanos en su período de expansión colonial.

En la Italia medieval, sus trajes de diseño especial, con capuchas, caretas y trajes, movieron la atención de los participantes quienes se esforzaban por presentar la mejor pieza para el deleite y admiración de los demás participantes. La máscara jugó en esos tiempos un doble sentido: como parte del disfraz y para ocultar la personalidad de quien la portaba, de manera que si algo fuera de lo normal sucedía, como al efecto solía pasar, quedara oculta detrás de la máscara, el rostro de la persona.

En América, valga aclarar, el carnaval sufre las metamorfosis propia de la diversidad cultural americana. Las comparsas son a su vez síntesis de cada grupo étnico que se hace representar a través de ellas. Pero también, cada país lo celebra a su manera y con los componentes culturales que les son inherentes. En tal sentido, Río de Janeiro en Brasil, conjuga el mayor entusiasmo carnavalesco de América. Conocido internacionalmente, el carnaval de Brasil se alimenta en gran medida de la herencia afro-brasileña comenzando por su música: la Zamba, ligada a los cultos Candomblés. En todo caso, el pueblo es protagonista y centro del encuentro.

Febrero indudablemente es el mes del carnaval, decretado por la gente en ciudades como la Vega, Santiago, Bonao, San Francisco de Macorís, Puerto Plata, Monte Cristi, Santo Domingo, San Cristóbal, Azua, entre otras. Pero también, encontramos el carnaval en Semana Santa, fuera del esquema clásico, lo cual rompe la tradición y confunde a especialistas y público general celebrado, en ciudades como: Pedernales, Cabral, Barahona, Elías Piña, San Juan de la Maguana y Salinas de la región sur. También la fecha del carnaval nacional dominicano coincide con la celebración de las fechas patrias por cuestiones históricas, dándoles un matiz político o nacionalista a algunas de sus comparsas y siendo de alto contenido satírico.

Tan contagioso ha resultado todo este maremagno ocasionado por la eclosión súbita de estas festividades carnavalescas en el país, que cada provincia ha puesto sobre agenda la creación de su carnaval, no sólo como rasgo distintivo, sino como forma de atraer al turista sea nacional o extranjero hacia las bondades de su comarca. Naciendo de esa manera carnavales más recientes como el carnamar de Río San Juan o el Carnamaniel de Ocoa en el sur. Sin contar que hay carnaval en Baní, Salcedo, Cotuí y otras ciudades menos mencionadas en este atractivo tema, como el extraño y particular carnaval de la comunidad de Yerba Buena en Hato Mayor y cuya careta se hace con nido de comején.

Los trajescaretas y una que otra comparsa, constituyen las bases identitarias sobre las cuales se distancian estos carnavales provinciales, existiendo verdaderos esfuerzos de diferenciación entre los organizadores, que a la vez se erige en el símbolo de mercadeo o de orgullo regional o local. Siendo el diablo la figura central del carnaval, su nombre, trajes y características pueden variar de un carnaval a otro como vemos con la careta del diablo cojuelo de la capital, distinta a su vez de las dos que distinguen a Santiago, o la que destaca al personaje carnavalesco de la Vega. Pero esta careta cambia en Monte Cristi, Cotuí, Cabral, Puerto Plata (con motivos taínos) o Río San Juan (con motivos de mar). Lo mismo sucede con la denominación del personaje emblemático: el diablo, llamado así en la capital y otras localidades, lechón en Santiago, cachúa en Cabral, toros en Monte Cristi, Papeluses o Platanuses en Cotuí, máscara del diablo en Pedernales o Tifuá en Elías Piña.

En la foto, aparece una careta de nuestra colección, la misma es usada por el Carnaval de Santiago que es uno de los más tradicionales y antiguos del país. Como una forma de competencia, los habitantes de los barrios populares de Santiago, la Joya y los Pepines, diferenciaron su manera de participación en este carnaval a partir de los estilos y diseños de sus caretas. Como muestra la pieza exhibida por nosotros, esta careta es representativa del barrio la Joya y como podemos ver, se define por dos cachos y en cada uno, con una multiplicidad de puyas en forma de púas, que le dan un gran colorido.

Pintada en base al rojo, amarillo, azul, blanco y azul marino, la careta es un verdadero símbolo carnavalesco y una obra de arte popular. Opuesta a ella está la careta del barrio los Pepines, que se hace en base a dos cachos, más cercana a las formas convencionales; siempre usando figuras zoomorfas. Su fabricación es con barro, papel maché, almidón y papel periódico, convirtiéndose en una verdadera tradición artesanal especializada.

Bibliografía

- Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Fradique Lizardo Barinas. 1930-1937 y el carnaval dominicano. 2003.

- Del Castillo, José; García Arévalo, Manuel. Carnaval en Santo Domingo. Amigo del Hogar. 1987.

- Guerrero, José. Carnaval, cuaresma y fechas patrias. Editora de Revistas. 2003.

- Tejeda Ortiz, Dagoberto; Domínguez, Iván y Castillo, José. Calendario folklórico dominicano. Grupo León Jimenes. Instituto Dominicano de Folklore. 2000.

Los carnavales del carnaval. Comisión Nacional de Carnaval. Instituto Dominicano de Folklore. 2003.

- Valdez, Pedro Antonio. Historia del carnaval vegano. Ediciones Hojarasca. 1995.

Duho ceremonial con cabeza antropomorfa. La superficie está erosionada e impide observar las características. Las patas delanteras son antropomorfas.

Más información

Tanto el Padre Las Casas, Cristóbal Colón como Oviedo hacen referencia al uso restringido de este asiento particularizado por una gran decoración, además de un hermoso y majestuoso diseño. En estos asientos fueron acomodados los primeros españoles llegados a la isla, en especial al Almirante Cristóbal Colón.

Hecho de madera preciosa y resistente como el Guayacán, la Caoba o la Ceiba, el duho se fabricaba también de piedra y solía tener tamaños distintos, siendo igualmente usado en algunos casos y ceremonias, por los behiques.

Con diseño zoomorfo y antropomorfo, se fabricaba a partir del tronco de un árbol grande como pieza única a partir de donde se decoraba y diseñaba el mueble. Con cuatro patas pequeñas que servían de sostén al mismo, normalmente algo bajas, poseía una forma de cola trasera ascendente y sin mangas o brazos laterales, se sentaban los caciques en forma de cuclillas o agachados.

Profusa y estéticamente intervenido, el duho amén de su carácter eminentemente ligado al poder, significó un icono del arte taíno. Sus partes huecas se rellenaban de de oro (los ojos). Con ese mismo nombre era denominado en otras regiones de América como Venezuela, Cuba, Puerto Rico, Ecuador, Nicaragua, por lo que se desprende una raíz común de la palabra a varias lenguas aborígenes.

Servía éste como mobiliario en juegos, rituales y otras actividades importantes. El carácter profundamente simbólico que representa el diseño del duho se podría entender con estas palabras del Cronista americano Oviedo:

“Los duhos suelen tener la forma de una tortuga i este animal era representación de la tierra sobre la cual estaba la bóveda celeste, simbolizados por el carapacho lleno de escamas con dibujos circulares i romboides que podrían evocar en los indios las nubes y los cuerpos estelares”.

Con esta pieza de la colección del Señor Gustavo Tavares Grieser, el Centro León honra su memoria y testimonia la calidad de su donación en esta pieza de gran valor artístico y social en la cultura taína.-

Descripción

El trapiche de madera que se exhibe en la exposición Signos de identidad es uno de los pocos ejemplares que se conservan en el país. Sus 90 partes o piezas muestran cómo los engranajes de este molino sacaban, a través de un movimiento circular, el guarapo (jugo o zumo de la caña) para fabricar el azúcar en la colonia. Los trapiches hasta finales del siglo XVIII funcionaban por tracción animal o humana, lo cual convirtió a esta maquinaria en uno de los símbolos de las crueldades de la plantación esclavista.

Más información

Usado para extraer el guarapo, zumo, mascabada (azúcar de pobre) o la raspadura, el trapiche o molino que se exhibe en el Centro León es posterior a la colonia y de extracción animal (bueyes o caballos), siendo por demás una economía doméstica que necesitaba de 5 a 10 esclavos para moverse.
En su centro, hay tres grandes cilindros de madera verticales que giran al compás de los animales, estos pilares son llamados mazas, procesando una tarea de caña al día y necesitando de dos a tres pailas de gran tamaño de hierro o cobre batido para ser llenadas, pasando luego las mismas a ser secadas al sol, convirtiéndose en cristal o azúcar granulada en bloques.

Por desconocimiento, sus datos e informaciones de producción no eran registrados por los economistas históricos, sobre la base de que estas eran formas insignificantes de producción. Sin embargo, todavía en pleno siglo XX el trapiche seguía moliendo caña y por ser dirigido a un público diferente o a un mercado de escasos recursos, no competía con el ingenio y sobrevivió, amenazado sólo cuando el precio del azúcar descendió a niveles muy bajos en el mercado internacional.

El Dr. Frank Moya Pons en su artículo publicado en la desaparecida revista Rumbo de junio de 1995, describe con asombro la existencia de más de 11 ingenios pequeños y trapiches en la zona de Constanza para 1931, según referencia citada. En el Internet es posible encontrar una variada y rica literatura de información diversa y de países diferentes y extendidos, acerca del trapiche y su uso en las sociedades de hoy, que muestra la importancia de esta tecnología productiva capaz de vencer el tiempo, las nuevas tecnologías y las adversidades, para seguir brindándonos su dulzura suculenta.

En nuestro país, la zona cañera registra más de 230 bateyes, que fue por mucho tiempo enclave residencial de los picadores de caña de origen haitiano; hoy estos poblados son habitados por dominicanos, dominicanos de origen haitianos, haitianos y descendientes cocolos, sobre todo en el este, perdiendo su antiguo referente cañero como resultado de la caída de la industria azucarera. En tiempos de cuaresma y en especial en Semana Santa, es escenario de los grupos de ga-gá que se desplazan de un batey a otro, dando ritmo, color, alegría, musicalidad y sacralidad a sus habitantes y concurrentes.-

Bibliografía

- Fraginals Moreno, Manuel. El ingenio. Complejo económico-social cubano del azúcar. 3 tomos. Editorial Ciencias Sociales. La Habana. 1978.

- Esteban Deive, Carlos. La Esclavitud del negro en Santo Domingo. 2 tomos. Museo del Hombre Dominicano. 1980.

- Sarmiento Ramírez, Ismael. Cuba entre la opulencia y la pobreza. Ediciones Aldaba. 2004.

En el Centro León se celebró la ceremonia de premiación de este certamen que fue auspiciado por la institución cultural dominicana, Unión Latina y la UNESCO y que se realiza en cuatro países de América Latina y el Caribe: Costa Rica, Cuba, República Dominicana y Venezuela.

Publicado en Noticias

Tres conciertos dan cierre al programa de Animación Sociocultural Mi Barrio Está en Navidad organizado por el Centro León con los auspicios de Orange Dominicana.

Publicado en Noticias

Jochy Sánchez reunió a un grupo de músicos en el Centro León para celebrar la Navidad con un concierto popular. En esta actividad fueron entregados los premios a los grupos ganadores del Concurso Decora tu Barrio, con los auspicios de Orange Dominicana.

Publicado en Noticias

Un recorrido que descubrió la dominicanidad vista a través del pincel del genial Maestro. Esta visita fué dirigida por Carlos Andújar, especialista en Antropología del Centro León.

Publicado en Noticias

Claudio Caamaño, Bonaparte Gautreaux y Radhamés García conversarán sobre el acontecimiento histórico vinculado a la Revolución de 1965.

Publicado en Noticias

En el marco del programa de Animación Socio Cultural denominado Mi Barrio está en Navidad, el Centro León con los auspicios de Orange Dominicana celebró el domingo 17 a partir de las 10:00 a.m. una jornada de arte público titulada Murales de Navidad. 

Publicado en Noticias

En el mes de diciembre el Centro León ofrece en su Cine Club el ciclo Sobre la realidad migratoria.

Publicado en Noticias

La exposición Yoryi Morel. Autonomía y trascendencia cuenta con una guía de actividades que facilita la comprensión de los contenidos de la exposición.

Publicado en Noticias

Un programa de animación sociocultural, con los auspicios de Orange Dominicana.

Publicado en Noticias

Una muestra de los resultados de la creación de más de cincuenta artesanos de distintas regiones del país. Los asistentes podrán adquirir artesanías y disfrutar del proceso de producción de las mismas.

Publicado en Noticias

En el Centenario del Pintor de la Dominicanidad Yoryi Morel, el Centro León expone doscientas obras de distintas épocas que ofrecen una visión de la trayectoria artística de este gran creador nacional. 

Publicado en Noticias

En el Centenario del Pintor de la Dominicanidad, más de doscientas obras de distintas épocas ofrecen una visión de la trayectoria artística de este gran creador nacional.

Publicado en Noticias

Comunidad: Haciendo convivencia | Mi barrio está en Navidad 2006

El Centro León, con el interés de promover las tradiciones nacionales y los valores espirituales asociados a las festividades de Navidad, estuvo presente en los barrios de Santiago con un programa de Animación Socio Cultural que se denominó Mi Barrio está en Navidad y que contó con los auspicio de Orange Dominicana.

Este programa resulto un medio relevante para fortalecer los elementos de la identidad dominicana que se expresan en las comunidades barriles.

Los propósitos del programa Mi barrio está en navidad estuvieron dirigidos a promover las tradiciones nacionales y los valores espirituales asociados a las festividades de Navidad, como un medio relevante para fortalecer los elementos de la identidad dominicana que se expresan en la comunidad barrial buscando.

  1. Generar prácticas de participación comunitaria tendientes a promover las tradicionales actividades navideñas en los barrios.
  2. Fortalecer los valores relacionados con la Navidad, tales como la esperanza en la llegada de un futuro mejor y sus factores asociados, como la solidaridad, la convivencia y la unión familiar.
  3. Profundizar el sentido de pertenencia al barrio y la responsabilidad individual y colectiva con la vida comunitaria, donde el ciudadano se auto-reconozca como sujeto activo y responsable de sus propios procesos sociales y culturales. La Navidad puede ser la ocacion idónea para que los ciudadanos miren de una nueva manera la vida familiar y social en sus comunidades. Es un excelente momento para generar procesos de participación comunitaria basados en una actitud activa, de reconocimiento y de respeto a los valores implícitos en las tradiciones navideñas que son compartidos por las personas, las familias y las comunidades

Fortalecer los valores asociados a la Navidad

Las actividades barriales que se promovieron dentro de este programa, incluyendo el concurso Mi barrio está en Navidad, en el que se premiaron los sectores barriales que realizaron las mejores decoraciones en los espacios públicos, teniendo como único tema la Navidad. Estas actividades estuvieron dirigidas a fortalecer los valores asociados a esta época del  año. Un jurado, integrado por representantes de sector cultural, Orange Dominicana y del Centro León, valoró la creatividad y la originalidad en el uso de los materiales cotidianos y los mensajes contenidos en las decoraciones, así como los procesos participativos que se generaron en su participación.

Como parte de este programa, se desarrollaron procesos de creación colectiva promovidos por artistas plásticos, que el domingo 17 de diciembre, en cuatro barrios diferentes de la ciudad de Santiago de los Caballeros, pintaron Murales de Navidad para compartir, a través del arte, los propósitos de esta hermosa época del año y una nueva manera de mirar la vida familiar y social de las comunidades.

Con este esfuerzo conjunto, Orange Dominicana y el Centro León lograron estimular la realización de las prácticas de participación comunitaria promoviendo las tradicionales actividades navideñas en los barrios, pero más que eso, ayudando a fortalecer los valores de la Navidad, tales como la solidaridad, la unión familiar, la convivencia y, sobre todo, la esperanza en que juntos podemos darle la bienvenida a un futuro mejor.

El Centro León y Orange Dominicana celebran conciertos en las comunidades premiadas en el concurso MI BARRIO ESTÁ EN NAVIDAD

El 22 de diciembre un Concierto de Navidad en el Centro león con el conocido músico santiagués Jochy Sánchez, ocasión en la que se dieron a conocer los resultados del Concurso. Como reconocimientos a los barrios ganadores, el Concierto Navidad se trasladó a los sectores barriales premiados los días 26,27 y 28 de diciembre. Con este esfuerzo conjunto, Orange Dominicana y el centro León esperan estimular la realización de prácticas de participación comunitaria que promuevan las tradicionales actividades navideñas en los barrios, ayudando a fortalecer los valores de la Navidad, tales como la solidaridad, la unión familiar, la convivencia y, sobre todo, la esperanza en que juntos podemos darle la bienvenida a un futuro mejor.

Conciertos barriales

Los populares barrios La Muñeca, los Ciruelitos y El Ejido fueron premiados con conciertos barriales donde, con genuino regocijo, estas comunidades celebraron los resultados de sus esfuerzos colectivos. Los Ciruelitos, uno de los barrios mas populosos de Santiago, se engalanó con motivos navideños para participar en el concurso Mi Barrio está en navidad.

Publicado en Anteriores
Página 1 de 6
  • Filtro:
Reset