Colecciones del Centro León

En la imagen se observa el busto de una persona que usa una máscara de cachúa (el personaje popular del carnaval de Cabral, Barahona). La careta aparece en vista frontal, lo que permite identificar dos orificios para poder mirar, una abertura correspondiente a la boca y cuatro chifles puntiagudos. Hacia el lado derecho de la careta, desde la parte superior le cuelgan flecos de papel con los colores de bandera dominicana. En la parte inferior de la fotografía podemos ver como el individuo sostiene un látigo o fuete, elemento tradicional de este personaje.

Dato Curioso:
En la comunidad de Cabral el carnaval ocurre de manera atípica o cimarrona porque es celebrado durante la Semana Santa y termina con una ceremonia en el cementerio, encima de las tumbas de las cachúas fallecidas. Las Cachúas representan la manifestación cultural de mayor reconocimiento del pueblo de Cabral, son los “diablos danzantes” que invaden al pueblo los tres días siguientes al Viernes Santo. Estos personajes usan máscaras y disfraces totalmente disímiles a los del resto del país, también utilizan fuetes para hacerlos tronar y para golpear a los mirones sin disfraz.

Careta del carnaval de Santiago. Tiene la particularidad que los cuernos forman hojas de tabaco, por lo que podemos decir que no es ni pepinera ni joyera. En cada cuerno tiene una rama con abundantes hojas verdes con tonos claros amarillos.

Dato Curioso

Esta careta forma parte del renglón conocido como Fantasía, pues la misma innova partiendo de las formas tradicionales manteniendo las estructuras habituales enriqueciéndolas con elementos nuevos e inusuales.

Careta del carnaval de Santiago. Esta en particular es de estilo pepinero, o sea del barrio Los Pepines, lo que se hace visible porque los cuernos son lisos, sin espinas.

Sobre los diablos cojuelos o lechones:

El traje de los Diablos Cojuelos tradicionalmente cosiste de un mameluco de colores vivos, a veces entero, a veces de dos, tres y hasta cuatro colores, adornado con cascabeles, cintas y espejitos circulares, pegado al traje va un capuchón que cubre la parte posterior de la cabeza. Los rabos, generalmente de color entero, contrastan con el resto del traje. Igualmente puede llevar una capa que cuelga por la espalda hasta la mitad de la pantorrilla.

El rasgo básico de esta careta es la cantidad de cachos que tiene, tan solo semejante a las de la capital de la República Dominicana, caracterizadas por una cantidad de cachos superior a los dos cachos tradicionales que suelen tener la mayoría de caretas de nuestro carnaval, así como también es particular el colorido que registra la pieza.

 

Dato Curioso:

En las creaciones modernas de este carnaval de Samaná se puede ver el uso de imágenes del entorno marino integradas a los trajes de los distintos grupos que participan.

La tradicional careta del lechón santiaguero en sus versiones Joyera y Pepinera, con un delicado proceso de separación de colores en arenilla.

Publicado en Artesanía
  • Filtro:
Reset