Colecciones del Centro León

Representación no-formal de tres figuras antropomorfas en negro que se muestran sobre una superficie roja, parecida a un bote, realizando actividades que denotan pesca. Las mismas se presentan con el torso amplio y tanto brazos, piernas y manos, con cierta escualidez. Una de las figuras se observa sentada y las otras dos de pie. De los rostros, solo es posible identificar los ojos rasgados y las bocas y narices hechas a base de líneas solitarias. Llaman la atención dos esferas de distinto tamaño que se colocan en el fondo, detrás de los sujetos. De estas, la más grande podría denotar el sol, debido la intensidad del rojo con la que fue creada. La otra se muestra en un tono más claro, a la derecha de la anterior. La red de pescar se encuentra elaborada a base de líneas entretejidas y uno de los pescadores, sostiene con un hilo lo que parece ser un pescado, quizás una picúa o un atún, representado en rojo sangre. Toda la pieza ofrece colores contrastantes, destacándose el rojo, negro, blanco y los tonos en rosa. En la misma, se detallan diferentes capas y trazos de pintura que se realizaron para construir la escena, y que podrían corresponderse con la exaltación de las texturas que menciona Cándido Gerón (1986) para referirse a la obra pictórica del artista. Toda la imagen puede a su vez connotar la idea de calor. Por su parte, esta pieza podría dar indicios de la representación de dominicanidad de Liz a través de lo social-marginal, como refiere Jeanette Miller (2004).

Sobre el artista:

Domingo Liz, quien fuera escultor, pintor y dibujante, se graduó en la Escuela Nacional de Bellas Artes y recibió especial orientación del escultor Manolo Pascual. De 1950 a 1953 estudió pintura con Jaime Colson. En 1968 fue miembro fundador del grupo Proyecta. Presentó su primera exposición individual en 1971, en la entonces Galería Nacional de Arte Moderno, hoy Museo de Arte Moderno de Santo Domingo.

Liz es uno de los creadores dominicanos indispensables a la hora de evaluar crítica y reflexivamente la historia del arte nacional. Su papel como artista multidisciplinario, provocador de rupturas y profundamente coherente en su producción, se suma a la importancia de su rol renovador y a su posición como maestro de generaciones. Danilo de los Santos (1978) sitúa el artista dentro de las llamadas primeras dos generaciones de la modernidad artística dominicana.

Otras obras del artista que forman parte de la Colección de Arte Eduardo León Jimenes son el Dibujo (1964) y las esculturas Origen (1966) y Origen No.2 (1966), todas estas, ganadoras de las primeras dos ediciones del Concurso de Arte Eduardo León Jimenes en sus respectivas categorías.

En los inicios de la década de 1960, en el taller del maestro Yoryi Morel, don Eduardo León Asensio comentó su intención de crear un certamen dedicado a las artes visuales en la República Dominicana.

Publicado en Articulos de Interes

Artículo titulado:

El Dibujo: síntesis de la forma. De Domingo Liz.-- p. 22 - 33.-- En la Revista Artes en Santo Domingo. Julio - septiembre 2004.

En este artículo Domingo Liz expone el dibujo como un instrumento, una síntesis de la forma, que juega con la línea, la luz y las sombras para penetrar los escondrijos más profundos de la realidad. Y se cuestiona de esta manera.

¿Qué es el dibujo? ¿Cómo pueden señalarse, sin establecer definiciones limitativas, sus características más intrínsecas? ¿Cómo pueden enumerarse sin confinar en un esquema racional las numerosas vías expresivas que escapan a normas teóricas a priori? ¿Puede disecarse la interacción emocional que se establece entre el autor el diseño y el espectador?

Publicado en Exposiciones Mediateca

Tres figuras en movimiento que representan infantes niñas juegan a la pelota, algunas de ellas convertidas a la vez en pelotas. Como panorámica un fondo difuso y conjunto de esquemáticas casas. La línea negra y los tonos azules, grisáceos y rosa predominan en una ejecución apuntalada por el escaso blanco de una pelota y un par de pupilas.

Dato Curioso:

Domingo Liz se graduó en 1949 en la Escuela Nacional de Bellas Artes y de 1950 a 1953 hizo estudios de posgrado en pintura como discípulo de Jaime Colson, pero no fue hasta el año 1970 que Liz expuso su trabajo pues se tomó unos 20 años de labor hasta que entendió que había encontrado su propia voz y sus propias formas diferenciadas de las de sus maestros.

Doscientas trece obras de 51 artistas dominicanos: una representación de las artes visuales dominicanas de las últimas seis décadas.

Publicado en Noticias 2016

La muestra, a la memoria de Gachy Bisonó de Portela, abre el próximo 1 de abril en la Sala de Exposiciones Temporales del Centro León.

Publicado en Noticias 2016

Domingo Liz, quien fue escultor, pintor y dibujante, se graduó en la Escuela Nacional de Bellas Artes y recibió especial orientación del escultor Manolo Pascual. De 1950 a 1953 estudió pintura con Jaime Colson. En 1968 fue miembro fundador del grupo Proyecta. Presentó su primera exposición individual en 1971, en la entonces Galería Nacional de Arte Moderno, hoy nombrado Museo de Arte Moderno de Santo Domingo.

Liz fue uno de los creadores dominicanos de referencia indispensable a la hora de evaluar la historia del arte nacional desde una perspectiva crítica y reflexiva. Su papel como artista multidisciplinario, provocador de rupturas y profundamente coherente en su producción, se suma a la importancia de su rol renovador y a su posición como maestro de generaciones. 

Origen No. 2 es una escultura de madera tallada conformada por tres estructuras de diferentes tamaños, dos de las cuales se conjugan en la concavidad de la mayor y crean un ritmo alterno no simétrico. Con tratamiento de hendiduras y relieves interna y externamente, produce la sensación de representar caparazones reunidos, germinación o larvas en un diálogo de encuentro. 

En el II Concurso de Arte Eduardo León Jimenes, los únicos premios otorgados en la categoría de escultura correspondieron a Domingo Liz por su Origen y Origen No. 2, obras en las que, a juicio de Manuel Valldeperes, se "plantea la escultura como un problema de volúmenes en el espacio considerado éste como volumen también. Escultura por dentro y por fuera en que el artista se complace en vencer la resistencia de la materia, a la que infunde nuevo aliento vital, conquistando los espacios interiores (…) al mismo tiempo que jerarquiza los exteriores" (sic), citado en el tomo cinco del libro Memoria de la Pintura Dominicana, escrito por Danilo De Los Santos.

Domingo Liz nació en 1931 en Santo Domingo y falleció en la capital dominicana en 2013.

Domingo Liz, quien fuera escultor, pintor y dibujante, se graduó en la Escuela Nacional de Bellas Artes y recibió especial orientación del escultor Manolo Pascual. De 1950 a 1953 estudió pintura con Jaime Colson. En 1968 fue miembro fundador del grupo Proyecta. Presentó su primera exposición individual en 1971, en la entonces Galería Nacional de Arte Moderno, hoy Museo de Arte Moderno de Santo Domingo.

Liz es uno de los creadores dominicanos indispensables a la hora de evaluar crítica y reflexivamente la historia del arte nacional. Su papel como artista multidisciplinario, provocador de rupturas y profundamente coherente en su producción, se suma a la importancia de su rol renovador y a su posición como maestro de generaciones. En esta entrega presentamos la obra Dibujo de 1964.

Dibujo, de composición horizontal, ofrece la escena de tres figuras humanas, delgadas, desnudas, de rasgos negroides y sentadas en un muelle, en donde pescan. Agua, cañas, peces y cielo con destellos, complementan el temario. 

Estos datos fueron obtenidos del libro Colección Eduardo León Jimenes de Artes Visuales: Estructura y contenido proyección, trascendencia, editado por el Centro León.

Domingo Liz (Santo Domingo, 1931-2013). Escultor, pintor y dibujante. Se graduó en 1949 en la Escuela Nacional de Bellas Artes y recibió especial orientación del escultor Manolo Pascual. De 1950 a 1953 hizo estudios de posgrado en pintura con Jaime Colson. En 1968 fue miembro fundador del grupo Proyecta. Presentó su primera exposición individual en 1971, en la entonces Galería de Arte Moderno, hoy Museo de Arte Moderno de Santo Domingo. Liz fué uno de los creadores dominicanos indispensables a la hora de evaluar crítica y reflexivamente la historia del arte nacional. Su papel como artista multidisciplinario, provocador de rupturas y profundamente coherente, se suma a la importancia de su rol renovador y a su posición como maestro de generaciones. Sus investigaciones con los materiales escultóricos lo guiaron por el sendero de búsqueda de la abstracción, en una intención por liberarse de las marcadas referencias de sus maestros. Así, desarrolla una obra de gran síntesis y economía de medios, hurgando en las posibilidades de los materiales (fundamentalmente metal y madera) y dedicando especial atención a la indagación en lo formalmente orgánico.

El artista participó en varias oportunidades en el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes, obteniendo los siguientes premios: En el primer Concurso, Primer Premio en la Categoría de Dibujo, con la obra: Dibujo, 1964. En el segundo Concurso, Primer Permio en la Categoría de Escultura, con la obra Origen y también, Segundo Premio en la Categoría de Escultura, con la obra: Origen No.2. 1966.

La actual edición de la Bienal Nacional de Artes Visuales se realiza en homenaje a la memoria del artista Domingo Liz. 

Domingo Liz nació en Santo Domingo en 1931. Es escultor, pintor y dibujante. Se graduó en 1949 en la Escuela Nacional de Bellas Artes y recibió especial orientación del escultor Manolo Pascual. De 1950 a 1953 hizo estudios de posgrado en pintura con Jaime Colson. En 1968 fue miembro fundador del grupo Proyecta. Presentó su primera exposición individual en 1971, en la entonces Galería de Arte Moderno, hoy Museo de Arte Moderno de Santo Domingo. Liz es uno de los creadores dominicanos indispensables a la hora de evaluar crítica y reflexivamente la historia del arte nacional. Su papel como artista multidisciplinario, provocador de rupturas y profundamente coherente en su producción, se suma a la importancia de su rol renovador y a su posición como maestro de generaciones. Sus investigaciones con los materiales escultóricos lo guiaron por el sendero de búsqueda de la abstracción, en una intención por liberarse de las marcadas referencias de sus maestros. Así, desarrolló una obra de gran síntesis y economía de medios, hurgando en las posibilidades de los materiales (fundamentalmente metal y madera) y dedicando especial atención a la indagación en lo formalmente orgánico.

Su talla Origen es un claro ejemplo de este camino artístico. Una talla de una sola pieza de madera hace referencia a la organicidad de un útero o una vaina vegetal, alusión remedada en el título de la obra. Esta escultura, fundamentalmente abstracta debido a que Liz se plantea ante todo la reconfiguración de formas esenciales, remite al origen del hombre y la naturaleza.

 

Domingo Liz nació en Santo Domingo en 1931. Es escultor, pintor y dibujante. Se graduó en 1949 en la Escuela Nacional de Bellas Artes y recibió especial orientación del escultor Manolo Pascual. De 1950 a 1953 hizo estudios de posgrado en pintura con Jaime Colson. En 1968 fue miembro fundador del grupo Proyecta. Presentó su primera exposición individual en 1971, en la entonces Galería de Arte Moderno, hoy Museo de Arte Moderno de Santo Domingo. Liz es uno de los creadores dominicanos indispensables a la hora de evaluar crítica y reflexivamente la historia del arte nacional. Su papel como artista multidisciplinario, provocador de rupturas y profundamente coherente en su producción, se suma a la importancia de su rol renovador y a su posición como maestro de generaciones. Sus investigaciones con los materiales escultóricos lo guiaron por el sendero de búsqueda de la abstracción, en una intención por liberarse de las marcadas referencias de sus maestros. Así, desarrolló una obra de gran síntesis y economía de medios, hurgando en las posibilidades de los materiales (fundamentalmente metal y madera) y dedicando especial atención a la indagación en lo formalmente orgánico.

Su talla Origen es un claro ejemplo de este camino artístico. Una talla de una sola pieza de madera hace referencia a la organicidad de un útero o una vaina vegetal, alusión remedada en el título de la obra. Esta escultura, fundamentalmente abstracta debido a que Liz se plantea ante todo la reconfiguración de formas esenciales, remite al origen del hombre y la naturaleza.

 

Publicado en Ámbito 3: Trayectoria
  • Filtro:
Reset