Colecciones del Centro León

En esta pieza sobre papel se observa ubicada en el centro una mujer negra sentada en una silla y con sus dos manos manipulando un rosario sobre sus piernas. Al fondo, confundidos con la aguada de la acuarela una pareja conversa. Los contornos negros que delinean la figura de la mujer están acentuados.

Sobre el Autor

Jorge Severino es un artista de Puerto Plata cuya obra pictórica se centra temáticamente en la negritud. Su búsqueda formal y conceptual alrededor de los componentes raciales de la dominicanidad le hace llegar a obras como La Oración donde se muestra el componente étnico y el cultural.

Obra de tono rememorativo expresado en la vestimenta femenina y el deslumbrante color de la escena. A la izquierda se observan unos músicos típicos en movimiento a la par del grupo de danzantes que tienen como eje principal a una idílica pareja cuyas proporciones parecen tocar el techo de la enramada. Este vaivén de los danzantes permite apreciar un paisaje con montañas, caminos, casas, palmeras y arbustos. La obra ofrece las deformaciones proporcionales que caracterizan el estilo del artista así como la interpretación anecdótica y documental.

Nota complementaria:
Federico Izquierdo (Monción, 1904 - Santiago de los caballeros, 2004)
Realizó sus estudios artísticos, en Santiago de los Caballeros, formándose como docente, dibujante y pintor. En las últimas dos especialidades recibió orientaciones de Juan Bautista Gómez. Es considerado como uno de los principales exponentes de la Escuela de Santiago. Fue maestro de dibujo y pintura en la Academia de Santiago desde su fundación. Participó en diversas exposiciones nacionales e internacionales. Mereció un premio en la Bienal de París celebrada de 1920. La mayoría de sus obras se conservan en la pinacoteca nacional y en colecciones privadas. Además de insigne educador y pintor connotado, Izquierdo se distinguió por su labor comunitaria en la ciudad de Santiago. Participó en muchos programas de promoción cultural como fueron las diferentes comisiones organizativas del carnaval y en la planificación el ornato de la ciudad de Santiago. Fue condecorado por el Estado Dominicano con la Orden de Duarte, Sánchez y Mella.

En la imagen se observa el busto de una persona que usa una máscara de cachúa (el personaje popular del carnaval de Cabral, Barahona). La careta aparece en vista frontal, lo que permite identificar dos orificios para poder mirar, una abertura correspondiente a la boca y cuatro chifles puntiagudos. Hacia el lado derecho de la careta, desde la parte superior le cuelgan flecos de papel con los colores de bandera dominicana. En la parte inferior de la fotografía podemos ver como el individuo sostiene un látigo o fuete, elemento tradicional de este personaje.

Dato Curioso:
En la comunidad de Cabral el carnaval ocurre de manera atípica o cimarrona porque es celebrado durante la Semana Santa y termina con una ceremonia en el cementerio, encima de las tumbas de las cachúas fallecidas. Las Cachúas representan la manifestación cultural de mayor reconocimiento del pueblo de Cabral, son los “diablos danzantes” que invaden al pueblo los tres días siguientes al Viernes Santo. Estos personajes usan máscaras y disfraces totalmente disímiles a los del resto del país, también utilizan fuetes para hacerlos tronar y para golpear a los mirones sin disfraz.

Careta del carnaval de Santiago. Tiene la particularidad que los cuernos forman hojas de tabaco, por lo que podemos decir que no es ni pepinera ni joyera. En cada cuerno tiene una rama con abundantes hojas verdes con tonos claros amarillos.

Dato Curioso

Esta careta forma parte del renglón conocido como Fantasía, pues la misma innova partiendo de las formas tradicionales manteniendo las estructuras habituales enriqueciéndolas con elementos nuevos e inusuales.

Careta del carnaval de Santiago. Esta en particular es de estilo pepinero, o sea del barrio Los Pepines, lo que se hace visible porque los cuernos son lisos, sin espinas.

Sobre los diablos cojuelos o lechones:

El traje de los Diablos Cojuelos tradicionalmente cosiste de un mameluco de colores vivos, a veces entero, a veces de dos, tres y hasta cuatro colores, adornado con cascabeles, cintas y espejitos circulares, pegado al traje va un capuchón que cubre la parte posterior de la cabeza. Los rabos, generalmente de color entero, contrastan con el resto del traje. Igualmente puede llevar una capa que cuelga por la espalda hasta la mitad de la pantorrilla.

El rasgo básico de esta careta es la cantidad de cachos que tiene, tan solo semejante a las de la capital de la República Dominicana, caracterizadas por una cantidad de cachos superior a los dos cachos tradicionales que suelen tener la mayoría de caretas de nuestro carnaval, así como también es particular el colorido que registra la pieza.

 

Dato Curioso:

En las creaciones modernas de este carnaval de Samaná se puede ver el uso de imágenes del entorno marino integradas a los trajes de los distintos grupos que participan.

Imagen digital, formato horizontal a color. La imagen muestra el busto del Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, colocado en la cima del Pico Duarte, en la Cordillera Central en la República Dominicana. El paisaje de la zona se observa en segundo plano. Domingo Batista fue uno de los principales integrantes del grupo fotográfico Jueves 68.

Sobre el autor:

Se le considera un maestro del arte fotográfico nacional, reconocimiento que ha logrado por la publicación de libros, los premios nacionales e internacionales y su participación destacada en grandes eventos fotográficos. Los temas más representativos de su obra abarcan espacios, personas y elementos. La recuperación del paisaje como objeto plástico ha sido una de sus vías de trabajo fundamentales. A lo largo de su galardonada carrera ha usado una efectiva combinación de varias técnicas fotográficas.

Paisaje en el cual domina un amplio cielo con nubes y en primer plano un paisaje con camino, árboles, casucha, pájaros y cercado. Un flamboyán y un caballo son elementos fundamentales de la escena.

Sobre el autor

El maestro José Cestero fue seleccionado a unanimidad por los 11 miembros del jurado como Premio Nacional de Artes Visuales 2015.

Cestero, quien admite que aún anda siempre con su libreta de dibujo, su compañera durante muchos años, comentó sobre el galardón:

“Creo que era merecedor de este premio, ya que estoy incursionando desde el año 1950 en las artes plásticas; empecé a la edad de 14 años y hasta el día de hoy no me he parado”.

“Para mí es todo un honor que me hayan elegido para este gran premio, me siento como si fuera la primera vez que recibo un reconocimiento’’, expresó.

Dibujo escénico de un grupo de parejas mulatas, moviéndose al ritmo de una música antillana -merengue-, la cual se siente a partir de las pronunciadas nalgas en movimiento de las mujeres y de la pareja vestida de azul que domina como centro, eje y protagonista de la composición.  Una densa pero sensual atmósfera dominada por el uso del rojo y el despliegue de luz y sombra, caracterizan la obra.

Sobre el Artista:

Pintor, Escultor y dibujante nacido en Santo Domingo Republica Dominicana en el año 1960.

Radhamés Mejía estudió en la Ecuela National de Bellas Artes de Santo Domingo y en la Ecuela Nacioonal Superior de Bellas Artes de Paris (ENSBA). Vive y trabaja en Paris desde 1985. Ha presentado su trabajo decenas de exhibiciones individuales y colectivas nacionales e internacionales.

De su trabajo se ha dicho que: “Nos lleva a ese lugar donde lo profano y lo sagrado, lo trascendente y lo usual se confunden, estructurando y condicionando un espacio simbólico, un mapa de un mundo imaginario…”.

Representación de nacimiento modelado a mano. Las figuras humanas no tienen definición de cara o cuerpo, lo mismo que los animales.

Recuerda que se exhibirá hasta el 10 de enero de 2016 la muestra Belenes en el mundo en el Patio interior del Centro León. Compuesta de unos 62 belenes de cuatro continentes, parte de la colección de Belenes del arquitecto Jaime Andrés Sued.

Dato Curioso:
El primer belén del que se tiene un registro histórico certero fue construido por San Francisco de Asis en una gruta próximo a la Ermita del Greccio en Italia en el año 1223. Dicha representación presidió la misa de media noche y estuvo compuesta de un niño real representando al recién nacido Jesús, una mula y un buey.

Obra al mismo tiempo, pintura y retablo contemporáneo. Un formato rectangular con terminación superior en forma de triángulo, en nicho de una tabla de igual diseño, superpuesta, en el cual diversos medios pictóricos y extrapictóricos conforman un tema interpretativo del sincretismo popular y religioso dominicano. Sobre un fondo dorado y lleno de signos se localizan cruces, imágenes de animales, muñecas y otros elementos. El nicho o caja es de color blanco y con acentuado borde grisáceo, contrasta con la tabla pictórica. Entre ellas el empleo de un neón crea clima ceremonial o sacro.

Sobre el Artista:
Yunior “Chiqui” Mendoza nace en la ciudad de Santiago de los Caballeros en el año 1964. Graduado de la Escuela de Bellas Artes donde estudió Pintura y de la Universidad Tecnológica de Santiago como Arquitecto. En los años 80 fue profesor de dibujo y pintura en la Escuela de Bellas Artes y desde el año 2004 hasta el 2006 fue director de la misma. Mendoza ha sido galardonado con varios premios del Concurso de Arte Eduardo León Jimenes así como merecedor de numerosos reconocimientos y premios nacionales e internacionales. Actualmente se encuentra radicado en la ciudad de Nueva York.

Talla de San Francisco de Asís, a juzgar por el hábito franciscano con pintura azul, cordón blanco y capucha amarilla. Está sobre un pedestal pintado de verde claro.

Datos de interés

Los Santos de Palo son esculturas elaboradas por artesanos rurales, con maderas de los bosques dominicanos. Llegaron a América, junto con la religión católica traída por los colonizadores españoles al iniciar la evangelización en el Nuevo Mundo. Es una tradición que se extendió en República Dominicana y otros países América Latina, como fruto de la religiosidad popular y conserva un vínculo fundamental con la historia religiosa, social, artística y cultural de los pueblos que la practican.
San Francisco de Asís y Cántico del sol.

Religioso italiano, que lideró un movimiento de renovación cristiana que, centrado en el amor a Dios, la pobreza y la alegre fraternidad, tuvo un inmenso eco entre las clases populares e hizo de él una veneradísima personalidad en la Edad Media. Su sencillez y humildad acabó trascendiendo su época para erigirse en un modelo atemporal, y su figura es valorada, más allá incluso de las propias creencias, como una de las más altas manifestaciones de la espiritualidad cristiana.

Su obra religiosa trascendió paralelamente con su obra literaria, hoy reconocida como parte de la literatura universal. Los textos poéticos de su libro Cántico del sol, fueron ilustrados en 1975 por el reconocido pintor catalán Joan Miró, quien conformó una serie de obras que hoy pueden apreciarse en la muestra homónima que se exhibe en la Sala de Exposiciones Temporales del Centro León, hasta el 31de enero de 2016.

 

Imagen digital, formato horizontal a color. Esta composición fue lograda de manera digital por el artista. Domingo Batista fue uno de los principales integrantes del grupo fotográfico Jueves 68. A partir de ese momento, comenzó a proyectar su carrera como fotógrafo, influenciando de manera importante las artes visuales dominicanas. Se le considera un maestro del arte fotográfico nacional, reconocimiento que ha logrado por la publicación de libros, los premios nacionales e internacionales y su participación destacada en grandes eventos fotográficos. Los temas más representativos de su obra abarcan espacios, personas y elementos. La recuperación del paisaje como objeto plástico ha sido uno de sus intereses fundamentales en su labor artística. A lo largo de su galardonada carrera, ha usado una efectiva combinación de varias técnicas fotográficas

Datos de interés:

El Centro León cuenta con el Fondo de Fotografía Dominicana Domingo Batista, conformado por donaciones proporcionadas por su autor desde septiembre de 2001 hasta la actualidad. El fondo está compuesto por 30 fotografías impresas a blanco y negro, 14 fotografías impresas a color, 36 fotopostales en blanco y negro, 3 fotopostales a color, 18 negativos blanco y negro, 15 transparencias a color, 200 imágenes digitales blanco y negro, 419 imágenes digitales a color, 8 objetos etnográficos, 8 equipos fotográficos.

Sobre el autor:
Domingo Batista nació en Santiago (1946). Fue uno de los principales integrantes del grupo fotográfico Jueves 68. Se le considera un maestro del arte fotográfico nacional, reconocimiento que ha logrado por la publicación de libros, los premios nacionales e internacionales con que ha sido reconocido y su participación destacada en grandes eventos fotográficos. En 2012, el Ministerio de Cultura de la República Dominicana, lo declaró Activo Cultural de la Nación.

Balsié

Tambor usado por las cofradías de Villa Mella, en la celebración al culto del Espíritu Santo. Este es el tambor mediano del grupo de instrumentos, está hecho de madera hueca, con una pieza de cuero de chivo tensada, en uno de sus lados. A diferencia del tambor mayor, este no tiene pintura alguna. El cuero está fijado con clavos, que al mismo tiempo fija los bejucos, uno de ellos cubierto por tripa de animal.

Datos curiosos
El balsié es un instrumento musical de ascendencia africana, presente en la cultura musical de la República Dominicana. Es un tipo de tambor usado para tocar música religiosa en las regiones sur y este del país, como en la salve con panderos o la salve secular. Hay varios tipos de balsié dependiendo del área geográfica donde se toque.
Como instrumento, pertenece a la familia de los membranófonos, que son un grupo de instrumentos de percusión en los que las vibraciones sonoras se originan al golpear en una membrana tensa llamada parche, generalmente de piel de animal, aunque, cada vez con más frecuencia, de plástico. Algunos ejemplos de instrumentos membranófonos son los timbales, tambor, pandero, el bombo, que se repercuten directamente; la zambomba y el tambor de cuerda, que se frotan; los que se entrechocan, como las castañuelas y los platillos e, incluso, los soplados como los mirlitones.

Serial o políptico integrado por doce dibujos de tienen como tema principal, casi todos, a distintos perros, enfocados variadamente con elementos, figuras y situaciones absurdas.

Esta obra es Premio del XIX Concurso de Arte Eduardo León Jimenes.

Sobre el artista:
Barahona, República Dominicana (1961) Estudió Arquitectura en la Universidad Autónoma de Santo Domingo y litografía en el estudio de Bordas en París. Sus obras han estado expuesta en diferentes espacios expositivos de América Latina, Europa y Estados Unidos y forman parte de importantes colecciones como MUSAC, DA2, IVAM, Museo de Arte Moderno de Santo Domingo, Colección Patricia Phelps de Cisneros, entre otras. Pineda ha participado en la Bienal de Venecia, Bienal de Cuenca, Bienal de Lima, Bienal de La Habana, Bienal del Fin del Mundo, en esta última con el grupo Quintapata.

Radio eléctrico marca General Electric de los años 40 a 50. Tiene 2 bandas: Standard y Corta, y su modelo es X257.

Datos curiosos:
La primera emisión de radio como medio de comunicación masiva, tuvo lugar en 1906 en los Estados Unidos. La creación de emisoras comerciales se produce en 1920 también en Estados Unidos. En Pittsburg surge la primera emisora regular del mundo con emisiones diarias de discos. En 1923 se fundó en el Reino Unido la British Broadcasting Corporation (BBC). Para 1925, ya funcionaban 600 emisoras de radio en todo el mundo.

República Dominicana puede considerarse un país pionero en la introducción de la radio comercial. En 1924, mismo año en que se introduce en España, nace la emisora HIH y se inicia la era de la radio en el país. Fue una estación experimental de 5 WATT que salía al aire de 12 a 2 PM, solo los fines de semana y transmitía las noticias del LISTIN DIARIO y el béisbol de las grandes ligas. La emisora, como gran parte de la ciudad de Santo Domingo, fue destruida en 1930 por el ciclón de San Zenón pero, para esa fecha, ya existían otras como La Voz del papagayo, fundada en La Romana en 1926

La pieza está hecha de materiales que ya no cumplen con la función de su forma original. La batea es el casco de la embarcación; el trapiche es ahora un velamen; las persianas y los tragaluces victorianos son la carne que navega; el cobre recuperado es tela, manos y pies que empujan al barco inmóvil. Tebó ideó un mar inmóvil, un oleaje que es a la vez soporte y ancla; yugos de bueyes y sacos de azúcar. Sobre ese mar el Caribe ha tenido que navegar.

A partir de esta semana, y hasta el 31 de octubre, Sugar se exhibe como pieza central de la exposición La Ligne, que se exhibe en la Sala de Exposiciones Temporales del Centro León.

Sacha Thébaud (Puerto-Príncipe, Haití 1934 – Santiago de los Caballeros 2007)
Desde su infancia el artista, que efectúa su educación en Montreal, Puerto Príncipe y Miami, muestra una tendencia e inclinación hacia las bellas artes, por lo cual decide realizar estudios en Arquitectura. Ejerció durante años, durante los cuales pudo trabajar con Le Corbusier y Oscar Niemeyer, siempre continuando en paralelo su vocación de artista. Vivió una gran parte de su vida en el Caribe, autodenominándose un artista isleño y/o artista caribeño. Sus obras se encuentran en diversas colecciones particulares e institucionales y fue incluida en la exposición "Haïti, deux siècles de création" realizada en el Grand Palais en Paris en el 2014.


Imagen digital, formato vertical a blanco y negro. La imagen muestra la escultura de una cabeza de mujer, llevada por un trabajador del cementerio municipal de Santiago de los Caballeros. Los nichos a ambos lados del camino, se observan en la composición fotográfica.

Sobre el autor:
Domingo Batista nació en Santiago de los Caballeros en 1946. Fue uno de los principales integrantes del grupo fotográfico Jueves 68. Se le considera un maestro del arte fotográfico nacional, reconocimiento que ha logrado por la publicación de libros, los premios nacionales e internacionales y su participación destacada en grandes eventos fotográficos.

En 2005, Centro León exhibió Domingo Batista XL. Caminando con la luz, una retrospectiva compuesta por unas 47 piezas de gran formato. Ese mismo año, se realizó la primera exposición virtual del Centro León, Buscando la otra luz de Montecristi. Fruto de una excursión que realizara el Grupo Fotográfico de Santiago a Montecristi, ciudad de la línea noroeste que ha sido clave en la obra de Domingo Batista.

El Ministerio de Cultura lo declaró en 2012 como Activo Cultural de la Nación.

El Centro León, gracias a la generosidad del artista, cuenta con el Fondo Fotográfico Domingo Batista, conformado por donaciones proporcionadas por su autor desde septiembre de 2001 hasta, recientemente en este año 2015. El fondo está compuesto por 30 fotografías impresas a blanco y negro, 14 fotografías impresas a color, 36 fotopostales en blanco y negro, 3 fotopostales a color, 18 negativos blanco y negro, 15 transparencias a color, 200 imágenes digitales blanco y negro, 419 imágenes digitales a color, 8 objetos etnográficos, 8 equipos fotográficos. Son en total, 751 elementos vinculados a la fotografía.

En estos momentos, en el Patio Interior del Centro León, los visitantes pueden apreciar la última pieza donada por el artista a este fondo fotográfico, el mural Transfiguraciones.

Retrato de un viejo con sombrero y cachimba y sobre una mesa una cerveza Presidente y un vaso.

Sobre el autor

Desde muy temprana edad se dedicó y especializó en obras clásicas y costumbristas. Realizo exposiciones pictóricas, tanto en República Dominicana como en el extranjero. Miguel de Moya fue autodidacta y se inició en la pintura con trabajos al pastel, dedicándose posteriormente al óleo. Los temas que trato de Moya son de un profundo contenido social, resultando ser un costumbrista que recogió diversas facetas de la vida de las poblaciones más humildes y modestas. Igual, se destaca en su obra el interés por personajes de la tercera edad. Entre las más importantes obras realizadas por él, se conoce la confección de un óleo de “Nuestra Señora de la Altagracia”, que le fue solicitado por la Sociedad Altagraciana de Santo Domingo, que luego fue transportada en mosaiquillos en Milán, Italia y que ahora se encuentra en la catedral de Nazaret, formando parte de las vírgenes Marías donadas por diferentes países de América y Europa.


La obra que se muestra esta semana, se puede apreciar en la exposición Verde, que te quiero fría, actualmente abierta al público en el Centro León  hasta el 3 enero 2016.

El molino genéricamente denominado “trapiche”, es una máquina cuya función es la extracción de jugo mediante la trituración de cañas de azúcar.
El término “trapiche” se relaciona al hecho de que así se nombraron las primeras haciendas de producción de azúcar y el nombre fue heredado a sus maquinarias. Con la llegada de los primeros cultivos e ingenios a América, los primeros “trapiches” eran de madera, tal como el que puede verse en la exposición Signos de identidad del Centro León, para luego transformarse en máquinas de hierro, como la pieza que ahora se muestra que, en este caso, es de uso doméstico.


Dato curioso:
De la palabra “trapiche”, se derivan los términos ‘trapicheo’ o ‘trapichear’ cuyo uso lo encontramos desde el siglo XVI (aproximadamente). Solía suceder que en el que algunos hogares tenían un rudimentario y artesanal trapiche que les servía para extraer el jugo o moler algunos frutos y cereales (aceitunas, trigo, caña de azúcar, etc…) Con frecuencia, se intercambiaban, vendían y/o menudeaban con los productos extraídos de esta máquina de moler, obteniendo de esas transacciones un beneficio mínimo y de poca importancia, por lo que esa acción comenzó a ser conocida como trapicheo/trapichear. Con el paso del tiempo y el uso común de esas expresiones, en el lenguaje popular acabó transformándose en el significado que conocemos hoy en día que, de acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española es ‘Ingeniarse, buscar trazas, no siempre lícitas, para el logro de algún objeto’.

  • Filtro:
Reset