Colección Antropológica

Manos suplicantes Manos suplicantes

Manos suplicantes montadas en un pedestal adaptado. Posiblemente desprendidas de un santo que, a juzgar por el tamaño de las manos, era bastante grande. Las manos están bien talladas, tienen detalles de las uñas y las articulaciones.

Los santos de palo, imágenes criollizadas del santoral católico decoradas con vestimentas a veces de aspecto medieval, son manifestaciones de un arte anónimo de enorme trascendencia.

El Centro León es depositario de una colección de santos de palo de gran valor.

De acuerdo al historiador y profesor Carlos Dobal “los caracteres comunes a todos los santos de palo dominicanos son: a) Pequeñas dimensiones: altura promedial de 30 a 40 cm, b) Desproporción manifiesta de las distintas partes del cuerpo. c) Realización rudimentaria: a veces usando simplemente un cuchillo, un serrucho o un machete. La terminación de los cabellos, en algunos casos, se lograba con el filo del vidrio de una botella. d) Algunos, los menos, son de tallas completas, realizadas en un solo tronco o pedazo de madera. e) La maderas más usada es el roble, pero han aparecido tallas en cedro, caoba, pino y “Juan Primero”. f) Las Imágenes más repetidas, son, en orden de abundancia, La Virgen (de las Mercedes y del Carmen); el Niño Jesus, además de Cristo Crucificado, San Ramón , San Roque, San Juan Evangelista, y San Francisco de Asís”.

Esta talla se encuentra de la exposición Con las manos y con la cabeza, la artesanía como una constante creativa. En el Ámbito 3 hibridación y transformación constante.

La muestra fue inaugurada el pasado 20 de marzo y permanecerá abierta al público hasta el 20 de julio.

Valora este artículo
(1 Voto)
Modificado por última vez en Lunes, 21 Septiembre 2015 12:33
  • Filtro:
Reset