Colección Antropológica

Duho ceremonial con cabeza antropomorfa. La superficie está erosionada e impide observar las características. Las patas delanteras son antropomorfas.

Más información

Tanto el Padre Las Casas, Cristóbal Colón como Oviedo hacen referencia al uso restringido de este asiento particularizado por una gran decoración, además de un hermoso y majestuoso diseño. En estos asientos fueron acomodados los primeros españoles llegados a la isla, en especial al Almirante Cristóbal Colón.

Hecho de madera preciosa y resistente como el Guayacán, la Caoba o la Ceiba, el duho se fabricaba también de piedra y solía tener tamaños distintos, siendo igualmente usado en algunos casos y ceremonias, por los behiques.

Con diseño zoomorfo y antropomorfo, se fabricaba a partir del tronco de un árbol grande como pieza única a partir de donde se decoraba y diseñaba el mueble. Con cuatro patas pequeñas que servían de sostén al mismo, normalmente algo bajas, poseía una forma de cola trasera ascendente y sin mangas o brazos laterales, se sentaban los caciques en forma de cuclillas o agachados.

Profusa y estéticamente intervenido, el duho amén de su carácter eminentemente ligado al poder, significó un icono del arte taíno. Sus partes huecas se rellenaban de de oro (los ojos). Con ese mismo nombre era denominado en otras regiones de América como Venezuela, Cuba, Puerto Rico, Ecuador, Nicaragua, por lo que se desprende una raíz común de la palabra a varias lenguas aborígenes.

Servía éste como mobiliario en juegos, rituales y otras actividades importantes. El carácter profundamente simbólico que representa el diseño del duho se podría entender con estas palabras del Cronista americano Oviedo:

“Los duhos suelen tener la forma de una tortuga i este animal era representación de la tierra sobre la cual estaba la bóveda celeste, simbolizados por el carapacho lleno de escamas con dibujos circulares i romboides que podrían evocar en los indios las nubes y los cuerpos estelares”.

Con esta pieza de la colección del Señor Gustavo Tavares Grieser, el Centro León honra su memoria y testimonia la calidad de su donación en esta pieza de gran valor artístico y social en la cultura taína.-

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Viernes, 20 Septiembre 2013 18:43
  • Filtro:
Reset