Colección Antropológica

Descripción
Cabeza Macorís. Pómulos salientes, ojos hundidos, lo mismo que la nariz. En los extremos tiene bien definidos las orejas. Base cóncava. Deformación craneana oblicuo tabular.
 
Más información

Cabeza Macorís. Pómulos salientes, ojos hundidos, lo mismo que la nariz. En los extremos tiene bien definidos las orejas. Base cóncava. Deformación craneana oblicuo tabular.

También se le denomina cara de piedras o cabezas pétreas y pertenece a la línea de los trigonolitos, con diseño y configuración diferente aunque algo polémica esta relación. Estas cabezas era la manera como se representaba el ídolo o deidad agrícola entre los grupos ciguayos. Como podemos ver la estilística y las formas cambian de este tipo y con relación al trigonolito propiamente. Esta forma de diseño creó un estilo propio de representación del trigonolito o de algo que de una forma u otra cumplía su función ceremonial.

A pesar de que la cultura aborigen desarrolló una diversidad de objetos cultuales en su fase inicial y media, llegando a poseer cada quien su propio cemí, ídolo o amuleto, sin contar que cada grupo del clan tenía a su vez la libertad de representar a su manera el dios de su predilección, a tal punto que se producían conflictos entre los grupos respecto a uno que otro cemí, esto provocó que los clanes regularan con el tiempo estas duplicidades y dispersiones creando una unicidad alrededor de tres tipos de cemíes: la figura acuclillada del amuleto, el cemí de madera de la cohoba y el trigonolito, este último más propio a la región este de la isla de Santo Domingo y Puerto Rico.

Es dentro de esta compleja referencia histórica que aparece la cabeza Macoríx, forma particular de representar el ídolo agrícola entre estos grupos no arahuacos, contando por demás, que el trigonolito es una creación propia a la región antillana, mientras que la cabeza Macorís guarda mayor semejanza con otros estilos más comunes y generalizados. En nuestro caso podrían estas cabezas ser consideradas subtipos de trigonolitos o formas transicionales y previas a éstos.

En la clasificación hecha por el arqueólogo norteamericano Jesse Walter Fewkes, estas piezas o cabezas de piedras entran en las de tercera categoría de trigonolitos en las cuales la figura está definida completamente por una cara humana.

La pieza motivo de selección y que forma parte de nuestra colección depositada en almacén, se encuentra en estos momentos en exhibición en la exposición: La materia de los sueño. Cristóbal Colón y la imagen de las maravillas en la Edad Moderna, que se presenta en Valladolid, España.-

Valora este artículo
(1 Voto)
Modificado por última vez en Viernes, 20 Septiembre 2013 17:14
  • Filtro:
Reset