Domingo Liz nació en Santo Domingo en 1931. Es escultor, pintor y dibujante. Se graduó en 1949 en la Escuela Nacional de Bellas Artes y recibió especial orientación del escultor Manolo Pascual. De 1950 a 1953 hizo estudios de posgrado en pintura con Jaime Colson. En 1968 fue miembro fundador del grupo Proyecta. Presentó su primera exposición individual en 1971, en la entonces Galería de Arte Moderno, hoy Museo de Arte Moderno de Santo Domingo. Liz es uno de los creadores dominicanos indispensables a la hora de evaluar crítica y reflexivamente la historia del arte nacional. Su papel como artista multidisciplinario, provocador de rupturas y profundamente coherente en su producción, se suma a la importancia de su rol renovador y a su posición como maestro de generaciones. Sus investigaciones con los materiales escultóricos lo guiaron por el sendero de búsqueda de la abstracción, en una intención por liberarse de las marcadas referencias de sus maestros. Así, desarrolló una obra de gran síntesis y economía de medios, hurgando en las posibilidades de los materiales (fundamentalmente metal y madera) y dedicando especial atención a la indagación en lo formalmente orgánico.

Su talla Origen es un claro ejemplo de este camino artístico. Una talla de una sola pieza de madera hace referencia a la organicidad de un útero o una vaina vegetal, alusión remedada en el título de la obra. Esta escultura, fundamentalmente abstracta debido a que Liz se plantea ante todo la reconfiguración de formas esenciales, remite al origen del hombre y la naturaleza.

 

Publicado en Ámbito 3: Trayectoria

Gaspar Mario Cruz nació en San Francisco de Macorís. Realizó estudios de escultura en la Escuela Nacional de Bellas Artes, con los maestros Manolo Pascual y Juan Cristóbal. Su producción artística se inició con el trabajo de santos y figuras religiosas. Fue miembro fundador del Grupo Proyecta, conformado en 1968. La escultura tallada en madera es una de las expresiones en las que se destacó este artista, quien desarrolló un lenguaje particular, lleno de referencias a las culturas dominicana y caribeña. Cultivó también la pintura y el dibujo que, junto a su obra escultórica, están cargados de elementos propios del sincretismo afro-caribeño. Su obra hace énfasis en elementos de la mitología y de la realidad histórica y social. Esta escultura se encuentra tallada verticalmente y posee un interés figurativo y narrativo. Gaspar Mario Cruz nos ofrece el tema de un grupo humano. Los personajes, situados en diferentes posiciones, conforman un colectivo familiar. Por una parte, se distingue una pareja desnuda: la mujer con las manos en la cabeza y el hombre tocando una flauta. En otra zona, una segunda mujer carga objetos. Lateralmente y al pie de la base, aparece un rostro o máscara con caracteres africanos, los que también se proyectan en las demás figuras. Familia es una escultura de formas cilíndricas y orgánicas, características que identifican la obra de este artista.

 

Publicado en Ámbito 1: Génesis

Leopoldo Pérez (Lepe) pertenece como artista a la generación de la década del sesenta. De ahí que su obra estuviera fuertemente marcada por las problemáticas del momento en que le correspondió trabajar como artista.

En Almuerzo de obreros se manifiesta el lenguaje artístico de Lepe. En esta pintura el autor se aleja de la representación naturalista y consigue plasmar de modo fragmentado y delineado sus personajes, logrando intensificar las imágenes de la realidad. Igualmente, presenta el contexto donde se encuentran ubicadas las figuras, ruinoso y decadente, definido expresivamente por líneas que parecen aludir a una construcción. Esta es una obra de composición vertical, realizada a partir de combinaciones de amarillo, blanco, gris y negro. En el primer plano aparecen dos hombres semidesnudos, sentados y comiendo; detrás, otros tres hombres huesudos, parcialmente representados. Gruesas líneas y formas esquemáticas que se reiteran acentúan el patetismo expresionista de la escena. Leopoldo Pérez (Lepe) es parte de los muchos artistas que reaccionaron a la realidad social y encontraron a partir del arte respuestas para el momento en que les tocó vivir.

Publicado en Ámbito 4: Reflexión

Paul Giudicelli, artista de San Pedro de Macorís, desarrolló una obra centrada en la preocupación por investigar sus raíces. Estudió con gran interés la cultura taína y los rasgos de la cultura africana en la República Dominicana. También experimentó con materiales y colores para enriquecer sus pinturas, por lo que realizó una serie de investigaciones sobre la materia como medio expresivo artístico. En el cuerpo de trabajo de Paul Giudicelli se articula una expresión que, además de formular claves de la modernidad dominicana, expresa y reconstruye una identidad desde los remanentes de las culturas taína y afro-caribeña. En Brujo disfrazado de pájaro, Giudicelli ofrece una síntesis de diversos lenguajes, primando la abstracción geométrica en la interpretación del sujeto (el brujo), que es al mismo tiempo hechicero y pájaro, y recrea en su esquematismo elementos de la pictografía taína. Igualmente, los componentes afro-caribeños, relacionados con la cultura negra de los bateyes azucareros a la que estuvo expuesto el autor desde muy joven, son visibles en los elementos compositivos de la pieza, que se estructura en un conjunto de planos angulares sin perspectiva espacial. Esas referencias tienen en su obra una presencia testimonial y un carácter modélico, por la articulación desde la modernidad de diversos lenguajes y referencias aborígenes. Brujo disfrazado de pájaro, primer Premio de Pintura del Concurso en 1964, es una pieza paradigmática de la Colección Eduardo León Jimenes de Artes Visuales.

 

Publicado en Ámbito 1: Génesis

Yoryi Morel fue un artista fundamentalmente autodidacta, aunque se atribuye el desarrollo de su estilo a algunas orientaciones que desde temprana edad le suministró el pintor santiaguero Juan Bautista Gómez y al hecho de que recibió algunas enseñanzas académicas. La prolífica obra de Morel se destaca por su carácter profundamente personal y por su orientación a la representación de la identidad nacional. El hábitat –fundamentalmente cibaeño–, las costumbres y tradiciones ocales, las labores y los personajes de su entono son los temas principales de su cuerpo de trabajo, que se desarrolla durante aproximadamente sesenta años. Morel es uno de los referentes fundamentales de la Escuela de Santiago, expresión independiente iniciada por Juan Bautista Gómez, en la que se inscriben otros creadores de esta región del país, cuyas obras presentan denominadores comunes. Su trabajo, de referencia fundamental en las artes visuales dominicanas, y el legado por su sistemática y fecunda labor docente, merecieron que el Congreso de la República Dominicana lo declarara Pintor Nacional, al conmemorarse el centenario de su natalicio. Paisaje con tres casas muestra una pintura en dos planos fundamentales: en el primero se destacan varios árboles de intenso follaje; en el segundo se observan tres viviendas típicas rurales, de madera y techo de cana. En esta obra la pincelada es corta y enérgica –acentuada por el juego de luces y sombras– y predominan los empastes y el trabajo con la materia. La gama cromática utilizada por el artista se acerca a los colores pasteles, que realzan la sutileza y delicadeza de este paisaje. El Cibao, en tanto espacio natural y social, fue para Yoryi Morel el motivo de representación por excelencia: como asunto principal en múltiples casos, o como un importante contexto ambiental en obras donde otras temáticas adquieren preponderancia. El acercamiento de Morel al paisaje cibaeño fue fruto del contacto directo y emocional con un entorno que representó intensamente.

Publicado en Ámbito 1: Génesis

Las obras más representativas de la Colección Eduardo León Jimenes de Artes Visuales se exhiben de manera permanente en el Centro León, bajo el título de Génesis y trayectoria. 

Publicado en Noticias
Página 8 de 8