Insisto en la idea de medir la salud de nuestra cinematografía con uno de sus mejores parámetros: la cantidad (y calidad) de los debutantes.

Publicado en Articulos de Interes

Una cárcel, cualquiera, es un terreno fértil para el nacimiento de buenas historias dramáticas. La literatura y el cine han creado y recreado muy buenas historias sobre el tema carcelario.

Publicado en Articulos de Interes

De cada Congreso Internacional Música, Identidad y Cultura en el Caribe (MIC) quedan memorias irremplazables para los participantes que se acercan cada vez a estudiar estos temas. Entre 2005 y 2017, tras siete ediciones, los protagonistas de cada género musical estudiado dejan testimonios del camino recorrido, de los temas que han provocado emociones, danzas y otros sentimientos propios del ser humano caribeño.

En el VII MIC, dedicado a las bachatas y cuerdas en las expresiones musicales del Caribe, las tertulias de los artistas, además de concitar la presencia de todos los participantes del congreso, dejaron esas frases memorables que sus intérpretes aportaron sobre el género de amargue.

Los dominicanos Luis Segura, Leonardo Paniagua, Edilio Paredes y Anthony Ríos participaron en la primera sesión de este encuentro: eminentemente bachatera. Los dos primeros, bachateros de la primera generación; Paredes, destacado guitarrista y Ríos, un cantante que ha trascendido géneros en los últimos 30 años.

Segura, también conocido como El Añoñaíto, aprovechó la ocasión para contar la historia detrás del famoso Pena: fue inspirada de un relación amorosa en la cual la joven nunca se sentía conforme con las atenciones que él le ofrecía a ella. “Siempre he cantado para gente que ha sufrido en la vida”, comentó el artista, uno de los pioneros de la bachata.

Paniagua, además de un cantante reconocido, es una historia de superación en sí misma. Tras más de 1,025 canciones grabadas hasta la fecha, está el mensajero el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa). Con Mi secreto, el también pionero del genero ha resurgido como contemporáneo para una generación que ya lo tenía como un clásico. “Yo no canté nunca, ni en el baño de mi casa”. Confesó el hombre menudo pero con presencia imponente, mientras rememoraba vivencias de su carrera, como la vez que grabó en México y montó todas las voces de una sola vez, impresionando a los técnicos del estudio.

“Si alguno quiere un disco mío, llámeme por teléfono que yo se lo regalo”. Las risas no se hicieron esperar cuando Paredes relató con humor el escaso éxito de sus propios discos. Sin embargo, nadie niega su influencia trascendente en el sonido de la bachata como se conoce ahora, gracias a su peculiar forma de tocar las guitarras en este género. Y no debe sorprender su talento: aprendió a tocar guitarra a los 3 años; en su primera fiesta le pagaron 3 cheles.

Anthony Ríos concluyó esta primera tanda de testimonios de primera mano. “La bachata no es más que un bolero rítmico tropical”, resumió el artista para definir un género que en sus palabras es “una parte importante de la República Dominicana, que vive en cada uno de nosotros”.

La segunda sesión, más internacional y variada, tuvo como protagonistas al panameño Juan Andrés Castillo y los dominicanos José Manuel Calderón, Joe Veras y Víctor Víctor. Castillo, maestro de la guitarra mejoranera, instrumento de cuerda típico de Panamá; Calderón, considerado el padre de la bachata; Veras, de la tercera generación de bachateros dominicanos; y Víctor, uno de los de los primeros en colocar la bachata en la escena internacional.

“Todos debemos buscar la forma de buscar esas expresiones que se están perdiendo”, comentó el folklorista panameño que rompió barreras en la capital de Panamá. “Antes de los 11 años mi padre no quería que ninguno tocara el instrumento”, confesó. Pero la vida ha sido larga fructífera luego de esa primera década sin tocar.

Calderón aprovechó el encuentro para darle fecha al nacimiento de la bachata: el 30 de mayo de 1962. Lo dice el mismo que admite que aunque intentaba tocar boleritos, no le salieron, lo que le salió fue bachata. Y lo admite sin egos el intérprete de esa primera canción o bachata, llamada Qué será de mí.

Veras es conocido con el eslogan “El hombre de tu vida”, como reza una de sus primeras bachatas en lograr éxito. El artista nativo de Cotuí reconoce el valor de los pioneros en el desarrollo de la bachata con una frase definitiva: “La bachata tiene una zapata y hoy día es un edificio muy grande”. ¿Diferencias entre la nueva generación y las anteriores? Joe mira muy pocas, apenas las que el propio tiempo y los avances tecnológicos le dan a la proyección de la bachata.

“Este sonido que se producía con el tiempo fue cambiando, se fue transformando”. Y lo dice Víctor, que es percusionista y guitarrista. Se refirió en su turno a la evolución del sonido de la bachata lo que le permitió diferenciarse del bolero que le sirvió de base. El artista aseveró que la bachata está viviendo un momento de desarrollo: no tenemos la bachata definitiva, sino la bachata de hoy. Las menciones al merengue durante todo el congreso fueron inevitables, tomando en cuenta que este género antecede a la bachata en edad y ambos son parte de la identidad dominicana. Victor Victor cerró la tertulia con una frase que reivindica ambos géneros musicales como hermanos: “Mientras que el merengue entra por los pies y sale por el corazón; la bachata entra por el corazón y sale por los pies”.

Daniela Cruz Gil
Encargada de Generación de Contenidos del Centro León

Publicado en Articulos de Interes

El programa de turismo cultural del Centro León articula al turismo como actividad con sus ejes temáticos: identidad, creatividad y habitabilidad. En cada ocasión, las propuestas y recorridos permiten a los participantes integrar estos conceptos de manera fluida.

La excursión hacia el municipio de Jarabacoa, denominado Naturaleza y sociedad, es un modelo de la eficacia de esta vinculación temática y participativa. El recorrido incluyó visitas a los invernaderos de la zona, la Escuela Nacional Forestal, el Salto de Jimenoa y paradas para apreciar la gastronomía local.

Esta conexión con la cultura y la naturaleza comprende una gran parte de la oferta de Jarabacoa a sus visitantes. Los invernaderos de esta zona aprovechan el clima favorable para el desarrollo de este tipo de cultivos. Agrupados en un clúster, se dedican más de un millón cien mil metros cuadrados a la producción de vegetales. La cosecha apreciada va desde el ají pimiento en todas sus variedades, cubanela y jamaiquino, hasta pepinos, tomate, hierbas aromáticas, entre otros.

Como soporte a esta producción agrícola, está la Escuela Nacional Forestal. Fundada en 1968, ofrece programas de formación de dos años y medio: Gestión Ambiental, Suelos y Aguas, Áreas Protegidas y Recursos Forestales. En la visita realizada por el Centro León, además de conocer el campus académico, apropiado para las competencias que se persiguen en este centro, el grupo disfrutó del almuerzo típico, con productos de la zona.

Unas de los principales atractivos de Jarabacoa es sin duda su paisaje montañoso. Y estas condiciones de clima y altura propician un turismo afín con la conservación del medioambiente, objetivo que persigue el Centro León a través de la habitabilidad. El Salto de Jimenoa es un punto imprescindible. Además de disfrutar la vista impresionante de la cascada más alta, ubicada en el Monumento Natural Salto de Jimenoa.

Gastronomía popular

En el mismo centro del pueblo, a una esquina del parque central, llamado Parque Duarte, se ubican los helados más famosos de la región. Hechos de frutas, de agua o de leche, las creaciones a mano de Ivon gustan a todos. Es ya un clásico la fotografía con el helado en vaso plástico y paleta de madera.

De camino a la confluencia de los ríos Yaque del Norte y Jimenoa, se expresa la migración extranjera de la zona. Una familia colombiana comparte una muestra de su gastronomía con los visitantes: empanadas colombianas. Rellenas de distintos ingredientes (jamón, queso, pina, arroz, pollo), permiten integrar nuevos sabores a cultura local.

La carretera La Vega-Jarabacoa pasa por la comunidad de Bayacanes. En esta pendiente, además de ir percibiendo las bondades del clima, existen decenas de puestos de venta de torta o arepa, de harina de maíz y yaniqueques de harina de trigo. Dulce o amarga, la arepa se ha vuelto una parada obligatoria en la ruta hacia la montaña.

Daniela Cruz Gil
Encargada de Generación de Contenidos del Centro León

Publicado en Articulos de Interes

El conversatorio es parte de las actividades paralelas del 26 Concurso de Arte Eduardo León Jimenes.

Publicado en Noticias 2016

Inclusive desde antes de la fundación del Centro Cultural Eduardo León Jimenes, el Grupo León Jimenes ha estado atesorando un importante acervo de materiales bibliográficos y en otros formatos. Hoy en día, a través de la Mediateca del Centro León, el público tiene acceso a esta importante colección que abarca cerca de 18,000 registros, algunos de los cuales son accesibles digitalmente. Atendiendo siempre a los tres ejes temáticos en los cuales se especializa la mediateca arte, antropología y medioambiente. La colección bibliográfica y de multimedia está constituida por libros, folletos, revistas, periódicos, artículos de publicaciones seriadas, discos compactos, videos y audio.

 

 

Publicado en colecciones

Carlos Andújar se refiere en este artículo de opinión al repotaje gráfico realizado por el Grupo Fotográfico de Santiago en los barrios de la ciudad con más tradición en las decoraciones navideñas.

Publicado en Noticias