Bachatas y cuerdas en las expresiones musicales del Caribe

MIC EXPO BANNER2017

 

Esta exposición muestra 15 piezas de la Colección García Sánchez de Instrumentos de Cuerdas del Caribe, facilitadas expresamente para ser exhibidas en ocasión de este VII Congreso Música, Identidad y Cultura en del Caribe.
Las bachatas para muchos de nosotros es sinónimo de jolgorios, fiestas, farras, juergas. En República Dominicana, poco a poco, se fue imponiendo como sinónimo de fandango, vocablo con que se nombraban las fiestas campesinas. En el Caribe, en esas bachatas o fandangos las cuerdas, especialmente la guitarra, a la cual se suma el quinto, el cuatro, el tres y, en Cuba, el laúd, resultan instrumentos imprescindibles para animar las fiestas. En esos espacios populares, informales e improvisados en República Dominicana fue creándose de manera espontánea ese género musical que tiene su base instrumental en los instrumentos de cuerdas. En esas bachatas en los patios de sus barrios y las enramadas de las zonas rurales se gestó el género que inicialmente se llamó música de guardia, amargue y luego música de bachata o, sencillamente bachata. En este caso, el plural bachatas habla de esas fiestas donde se crearon, intercambiaron, prestaron y fundieron esos ritmos, atados firmantes a las cuerdas de una guitarra popular.
El actual Congreso MIC trata de asumir este fenómeno cultural como parte del proceso de integración de los pueblos que se constituyeron en el Caribe, en especial en el hispanoparlante. Así, las bachatas nos llevan a las cuerdas y estas al género musical bachata.
Estos instrumentos de cuerdas, remiten a las conexiones de la música caribeña con una parte significativa de sus herencias culturales: aquella que se basa en los ritmos, géneros y orquestaciones creados a partir de los instrumentos de cuerdas cuyo estudio permite estudiar las identidades y las culturas caribeñas.

Las cuerdas dominicanas

El conjunto de cuerdas en República Dominicana inicia después de un largo proceso de adaptación y criollización que sufre la guitarra renacentista y la vihuela llegada con los colonizadores.

El 15 de junio de 1497 los Reyes Católicos ordenan; “Así mismo, deben ir…Algunos instrumentos e músicas para pasatiempo de las gentes que allá han de estar”.

Este conjunto de cuerdas criollas, estaba formado por el cuatro, el quinto, el tres y el tiple. Posteriormente se integraron algunos membranófonos como el balsié y la quijada de caballo como idiófono.

 

Créditos
Bachatas y cuerdas en las expresiones musicales del Caribe
Del 7 al 9 de abril de 2017

Producción:
María Amalia León de Jorge, Directora General

Coordinación y supervisión:
Luis Felipe Rodríguez, Joel Butler

Curaduría:
Tommy García, Carlos Andújar

Apoyo curatorial:
Ada Lora

Museografía:
Leticia Moronta

Diseño gráfico:
María Isabel Tejeda

Registro de obras:
Iturbides Zaldívar L.

Conservación:
Ricardo González

Montaje:
Paula Flores, Robinson Díaz

Iluminación:
Manuel Díaz

Multimedia:
Dahiana J. Vásquez, Wen Hsin Chang

Comunicaciones:
Ana Azcona, Daniela Cruz Gil, Yenifer Martínez

Apoyo:
Equipos de Administración, Cultura, Mercadeo y Servicios Generales.