Cierre de la exposición Wifredo García: peculiares obsesiones . Obsesiones, que continuarán transcendiendo fronteras

El pasado domingo 21 se realizó la clausura de la exposición Wifredo García: Peculiares obsesiones, que se exhibía desde febrero en la Sala de Exposiciones Temporales María Asensio de León.

Con motivo del cierre de este amplio programa expositivo en la República Dominicana se llevó a cabo el conversatorio: Hay un país en el mundo, revisitado, a cargo del colectivo Fotogrupo. 

En este encuentro, el grupo fotográfico dio a conocer una recreación que realizaron del audiovisual Hay un país en el mundo, basado en el poema homónimo de Pedro Mir e imágenes de Wifredo García, Domingo Batista y Julio González.

Por su parte, el Director General del Centro León, Rafael Emilio Yunén, agradeció a los colaboradores, fotógrafos, familiares de García, amigos, relacionados y todos los que aportaron su dedicación y entrega para hacer posible este proyecto. 

Para proceder al cierre honorífico se invitó a los presentes a pasar frente a la sala de la exposición, donde Margarita y Wifredo García, hijos del artista, dieron clausura formal a la muestra expositiva en medio de invitados especiales, amigos, alumnos de García y público en general.

Esta exhibición presentó imágenes y objetos representativos de los diferentes períodos creativos del artista, lo que atrajo a un numeroso público que se identificó con la obra de este importante creador. Debido al impacto y éxito alcanzado se consideró su prolongación por un mes. 

A propósito de esta exposición y en correspondencia con su misión de vincular a las comunidades con los procesos culturales que genera, el Centro León desarrolló un conjunto de acciones dirigidas a homenajear a este reconocido artista. 

Durante más de un año, se realizó un amplio programa de actividades que contempló talleres, conferencias, visitas temáticas, paneles y tertulias. Estas actividades permitieron revelar los intensos y enriquecedores vínculos de la labor creadora de Wifredo con sus afanes como organizador de colectivos fotográficos, sus esfuerzos para la formación de jóvenes fotógrafos y su paciente trabajo como coleccionista. 

Por otro lado, este proyecto expositivo ha servido para fortalecer el trabajo de cooperación e intercambio interinstitucional del Centro León, al facilitar la gestión de iniciativas que apoyan e impulsan el diálogo intercultural y profundizan su labor en el ámbito nacional e internacional. Tal es el caso del programa La Huella Catalana en el Caribe (2009-2010), un proyecto cultural realizado en el marco de esta exposición, bajo la coordinación del Centro León, la Casa Amèrica Catalunya y el Institut Ramon Llull, para analizar los intercambios de diversos tipos que se han producido entre Cataluña y el Caribe. 

Pero este proyecto cultural no culmina aquí, pues la exposición Wifredo García: Peculiares obsesiones será acogida en Barcelona por la Casa Amèrica Catalunya a partir de Febrero de 2010. Sin duda, un reconocimiento a la trascendencia de la obra de este artista y la importancia de la fotografía, como vehículo de comunicación y expresión entre los pueblos.

Gloria Zacarías