Arte en Proceso. El Día Mundial de la Tierra en el Centro León

El Centro León celebrará un Arte en Proceso con el artista Ernesto Rodríguez, a propósito del Día Mundial de la Tierra.

El Día Mundial de la Tierra se celebra cada 22 de abril en todo el mundo. Esta fecha, que se instauró en 1970, promueve la reflexión sobre los graves problemas ambientales que afectan al planeta y propicia acciones concretas que busquen un desarrollo sostenible en todo el orbe. El Centro León ha realizado múltiples programas, proyectos, debates, paneles y talleres relacionados con el medio ambiente en varias ciudades y comunidades del país. La Comunidad Imaginada (un programa que se realizó en cinco escuelas de zonas vulnerables de Santiago) y Mi Comunidad Está Nítida (una jornada de arte público que se desarrolló en Santiago y Santo Domingo), son dos de las acciones más significativas que se llevaron a cabo por la institución cultural en 2005. Ambos proyectos, como muchos otros, propiciaron la interacción de artistas, estudiantes, profesores y sociedades ecológicas, entre otras instituciones y organizaciones.

Durante el 2006, además de darle continuidad a los proyectos antes mencionados, el Centro León está promoviendo importantes acciones relacionadas con la habitabilidad, que es uno de los ejes temáticos fundamentales de la institución. Por ello, a propósito de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, se realizará una sesión de Arte en Proceso con un artista que se vale de materiales naturales para hacer sus obras. “Muchos creadores contemporáneos han incorporado a su discurso expresivo una gran preocupación por los problemas ambientales actuales –afirmó Sara Hermann, Especialista en Artes Visuales del Centro León–. En la obra de Ernesto Rodríguez esas preocupaciones son muy evidentes, con una crítica muy reflexiva y con una mirada mordaz sobre el estado del medio ambiente en nuestro país y en el planeta”.

A pesar de innumerables convenios y cumbres internacionales, el siglo XXI ha comenzado con los mismos problemas ambientales con los que finalizó el anterior, debido a las disparidades sociales que conllevan desiguales patrones de consumo de recursos naturales. La escasez crónica de agua y el avance de la desertificación, la pérdida de la tierra arable, la destrucción de los hábitats naturales y la contaminación generalizada son los principales peligros que amenazan la biodiversidad y el desarrollo de la Tierra. En la isla de La Española, muchas “zonas de vida” poseen la mayor biodiversidad de la cuenca del Caribe, con el índice más alto de especies por kilómetro cuadrado. De ahí que muchos biólogos se refieran a República Dominicana como un valioso “continente en miniatura” dentro de una ecorregión altamente prioritaria para el planeta. “Contribuir a preservar este hábitat único en todo el mundo debe ser una responsabilidad de todos los dominicanos –apuntó recientemente Rafael Emilio Yunén–. Por ello es que el Centro León tiene el compromiso de promover una cultura ambientalista basada en el principio que reclama pensar globalmente y actuar localmente en la comunidad día por día”.

Camilo Venegas