Exposición. QUE NO ME QUITEN LO PINTAO. Los códigos visuales del merengue

La exposición abrió al público el miércoles 6 de abril de 2005.

Partiendo del tema “El merengue en la cultura dominicana y caribeña”, el Centro León, el Instituto de Estudios del Caribe (INEC) y la Secretaría de Estado de Cultura (SEC), realizó el Congreso Internacional Música, Identidad y Cultura en el Caribe (MIC), cuya primera edición se celebró en Santiago de los Caballeros, entre el 8 y el 10 de abril de 2005. Antes de la celebración del encuentro, con el objetivo de complementar y ampliar los trabajos del Congreso MIC, el Centro León inauguró una exposición de artes visuales dedicada a la música que identifica a la dominicanidad. QUE NO ME QUITEN LO PINTAO. Los códigos visuales del merengue, abrió en la Sala de Exposiciones Temporales del Centro León, el 6 de abril de 2005. Esta muestra es la primera en explorar la significativa influencia que ha ejercido, a lo largo de la historia, el merengue en las artes visuales dominicanas. La muestra reune obras de clásicos como Yoryi Morel, José Vela Zanetti, Jaime Colson, Dionisio Pichardo, y Plutarco Andújar. La labor de los artistas contemporáneos estará representada por Tony Capellán, Quisqueya Henríquez, Polibio Díaz y Chiqui Mendoza, entre otros. En un espacio de más de 600 metros cuadrados han sido dispuestos las más de cuarenta pinturas, dibujos, esculturas, fotografías e instalaciones pertenecientes al Centro León y a una docena de colecciones importantes del país.

El merengue se convirtió en otro lenguaje, en una iconografía aguda y persistente: desde las escenas rurales de festividades donde coexisten la enramada, el puerco en puya, el baile –frenético o acompasado–, pasando por la representación del músico como paradigma del pueblo, hasta la reivindicación de espacios y figuras icónicas del merengue como muestra de un estado de cosas, de una interpretación individualizada de situaciones y momentos históricos.

La exposición QUE NO ME QUITEN LO PINTAO. Los códigos visuales del merengue se extenderá por un período de dos meses con un programa paralelo de actividades de animación sociocultural dedicado a todos los públicos. Esta muestra es la quinta que se exhibe en la Sala de Exposiciones Temporales María Asensio de León desde la inauguración del Centro León. A los nombres de Théodore Chassériau, Eugenio Granell y Max Pou, se unen ahora la de estos dominicanos de varias generaciones que convirtieron en colores y trazos el sonido de su identidad.

MP