Tertulia Caribeña. ¿Dónde está la Mateodora?

El musicólogo y productor Tommy García negó la existencia de Micaela y Teodora Ginés, dos hermanas que según algunos historiadores nacieron en Santiago de los Caballeros y llevaron la “semilla” del son a Cuba.

La vieja polémica sobre la existencia de Micaela y Teodora Ginés fue el tema de la Tertulia Caribeña ¿Dónde está la Mateodora? En su libro “La música en Cuba” (1946), Alejo Carpentier aseguró que Teodora Ginés es la autora del célebre “Son de la Ma’ Teodora”, considerado la primera composición de este género musical que se desarrolló en las montañas del oriente cubano. Tommy García, musicólogo y productor musical, recontó el tiempo de dos ciudades con el mismo nombre (Santiago de los Caballeros y Santiago de Cuba) tras el rastro de Micaela y Teodora. “No hay ninguna evidencia, no se ha encontrado ni siquiera una prueba –recalcó García– de la existencia de estas dos hermanas. Una sucesión de confusiones y de fuentes sin sustento han generado esta confusión. Micaela y Teodora Ginés son literatura, no historia de la música”.

Según Tommy García, el mito cobró auge con la publicación del entonces tan esperado libro de Alejo Carpentier. “Carpentier publicaba sus crónicas y sus críticas musicales en La Habana y Caracas –recordó el realizador del programa radial Mar Adentro–, por lo que se creó una gran expectativa con La música en Cuba. Al Carpentier asegurar en el texto la existencia de las dominicanas, todo el mundo le dio crédito y se tergiversó una historia, lejos de aclararse se enredo más”.

Para desestimar el mito de las Ginés, García se apoyó en otro cubano, el investigador Alberto Muguercia, que en su estudio Teodora Ginés, ¿mito o realidad histórica? (1971), reafirma que las Ginés jamás existieron y que ,aunque el término son se utilizaba a mediados del siglo XIX en República Dominicana, esto no significa que tuviera que ver con el ritmo que hoy conocemos con ese nombre; en ese entonces la palabra son denominaba varios tipos de música. Tommy García deploró que los estudios sobre la música en el país hayan sido, en su mayoría, realizados por literatos y no por musicólogos; lo que les resta el rigor y la legitimidad científica.

“Desafortunadamente –afirmó–, carecemos en nuestro país de una crítica musical con el rigor de la cubana o la brasileña”. Por último, respondiendo a una de las preguntas del público asistente, García señaló que al República Dominicana no le hace falta desgastarse en la lucha por la paternidad del son. “Lo que debemos hacer es esmerarnos en rescatar nuestros diversidad y la nuestras verdaderas riquezas musicales –propuso–. En cada región del país hay infinidad de tradiciones que se están perdiendo y eso es lo que tenemos que salvar, ahí es donde debemos concentrar nuestros esfuerzos”.

JMP y CV