Carta de la directora del Centro León a la comunidad nacional e internacional

Estimados amigos y amigas:

La pandemia del Covid-19 ha sido un verdadero movimiento telúrico para todas nuestras costumbres y tradiciones. El mundo se ha recogido para prevenir el contagio masivo del virus y se ha sobrecogido por las pérdidas humanas, por las consecuencias económicas y sociales que dicho confinamiento implica. Hemos visto desolación, duelo, sufrimiento y angustia en el mundo. La humanidad ha sido estremecida en sus cimientos como comunidad de seres vivos. 

Desde que nacemos, nuestra existencia es un cotidiano esfuerzo personal y mancomunado por vivir y convivir. Nutrir nuestros cuerpos, resguardarnos juntos en un techo seguro, vivir en un lugar salubre, recibir las atenciones médicas necesarias, son las condiciones materiales esenciales que brindan condición digna a la vida. También para vivir nos necesitamos los unos a los otros, por vía de los afectos que alimentan nuestros sentimientos y nos alientan a continuar, a pesar de las dificultades que podamos encontrar en el camino. La cultura, por su parte, son todos esos recursos de sentimiento, pensamiento y acción compartidos por los miembros de una sociedad y que hacen posible que podamos tener un lenguaje común mediante el cual nos comunicamos. 

Uno de los elementos más importantes de una cultura es que ella suele proveer esa reserva que extraemos del fondo de nuestro ser cuando sufrimos algún trauma o pérdida. Es la cultura la que nos ayuda a levantarnos y proseguir la ruta de la vida. Nuestro grado de reacción psico-afectiva, social, cívica, e incluso hasta nuestra capacidad productiva, suelen deberle mucho a ese parque cultural que vamos almacenando a lo largo de nuestra existencia, el cual proviene del contexto en que crecemos e interactuamos, de las experiencias que vivimos y de los aprendizajes que llegamos a incorporar. 

El Centro León fue creado precisamente como una institución de servicio cultural, que, a través de las artes, el pensamiento crítico y la animación sociocultural, pudiese contribuir a promover el patrimonio tangible e intangible de los dominicanos a una diversidad de públicos nacionales e internacionales. El objetivo partía de la convicción de que una cultura práctica con conciencia de sus características, se ejerce mejor, sin dañar y para beneficio del bien común.

Hoy más que nunca, la humanidad en su conjunto, y nuestro pueblo como parte de ella, requiere de un respiro de esperanza y de solidaridad. Las instituciones culturales del mundo (museos, organizaciones sociales, centros universitarios de investigación, conservatorios de artes escénicas,danzarias,musicales y visuales) han entendido su rol en estos momentos de incertidumbre y dolor para todos: entretener, orientar y brindar confianza en el porvenir de mejores días. La cultura es esperanza. Esa es la tarea educativa que se nos presenta. Vivir las artes y la cultura es conectar saberes de ayer, de hoy y del futuro. Es hacer vínculos entre otras latitudes y las nuestras. Vivir las artes y la cultura es cultivar el ingenio, la creación humana, la sensibilidad por el otro, la idea de comunidad y solidaridad. Existimos por y para el fomento y circulación de esos valores humanos. 

La dirección del Centro León, consecuente con la situación del país y desde las disposiciones emanadas de nuestras autoridades, decidió cesar las labores presenciales. No obstante, el equipo del Centro León ha continuado con su labor desde su hogar. Primero, cuidamos a nuestros compañeros de trabajo y sus familias. Segundo, nos informamos, siguiendo de cerca cada situación para, en comunidad, protegernos. Asimismo, hemos preparado una oferta cultural accesible a través de internet y las distintas plataformas, recreativa y pedagógica, extraída del fondo patrimonial del Centro León: recorridos virtuales a exposiciones artísticas, orientaciones formativas en las artes dominicanas (visuales, musicales, culinarias, literarias, entre otras). De igual manera,se pudo realizar la selección de los 20 artistas y colectivos de artistas que expondrán sus obras en el 28 Concurso de Arte Eduardo León Jimenes, lograda vía virtual con los cuatro miembros del jurado de selección. Estamos colaborando con destacados intelectuales y artistas dominicanos. Continuamos produciendo y enriqueciendo nuestros contenidos a través de las redes sociales, de manera que puedan llegar a la mayor cantidad de públicos posible. 

El Centro León ratifica hoy, más que nunca, su compromiso con la cultura que aporta al mejoramiento humano y al fomento de las virtudes que contribuyen al bien común. Desde la tradición de nuestros fundadores, la familia León, el Centro León expresa su compromiso con la gente de República Dominicana y el resto del mundo, hace votos para que juntos podamos salir de esta crisis y podamos trabajar mancomunados por una mejor nación, por un mundo mejor. Que la solidaridad sea nuestra esperanza y que nuestra esperanza sea la más sublime obra de arte de nuestra cultura nacional. 

María Amalia León de Jorge

Presidenta de la Fundación Eduardo León Jimenes y directora del Centro León