Presentación de la pieza
Hacha mariposoide. Decoración laberíntica en ambas caras.

 
Más información sobre la pieza

Con forma de mariposa con formas de alas abiertas, esta hacha podía tener un uso cotidiano, como objeto de guerra o de defensa personal. Con hendidura en su centro, su canal servía para colocar en ella un mango o madera que, atado con cabuya, se convertía en un objeto a veces de gran tamaño y pesado.

Su técnica de fabricación aprovechaba muchas veces, la parte pulimentada natural de la cara frontal de una piedra y su parte posterior era retocada, convirtiéndola en un objeto de uso permanente, hecha a partir del sílex o el granito, esta última con procedimientos de fabricación algo distintos al sílex debido a que se prestaba menos al desprendimiento de sus partes y sus caras frontales era más rugosas y menos lisa.

A pesar de su uso cotidiano, su estética era representada por figuras geométricas en bajo relieve, con un sentido simbólico que filtra el interés artístico de estos grupos preagrícolas, presentes en objetos de uso diario a los cuales se les agregaba, en algunos de ellos, incisos que lo convertían en verdaderas obras de arte. Sus formas variaban desde unas alargadas con cintura en el centro y otras más redondas con ondulaciones laterales. La mayoría de estos objetos cotidianos eran pulimentados.

Las investigaciones realizadas por el Museo del Hombre Dominicano y la Universidad Autónoma de Santo Domingo para los años de 1970-71 hicieron posible el hallazgo de importantes yacimientos (Azua, San Pedro de Macorís, el cibao, Distrito Nacional y La Altagracia), que permitieron el conocimiento de estos primeros asentamientos y sus formas culturales características incluida, su cultura material.

De tradición recolectora y cazadora, los grupos preagroalfareros, compartieron su producción material, además del hacha mariposoide con otros instrumentos de igual valor para su supervivencia en el estado seminómada en que vivían: manos cónicas, objetos en coral, picos y otros instrumentos en concha, metate y pulidores en coral, martillos y lascas en sílex, morteros en rocas ígneas, etc. La alimentación que le acompañó se basaba en caracoles, crustáceos, frutas, aves, raíces silvestres, peces, ostiones, caracoles terrestres, entre otros alimentos, y cuyos instrumentos le servían como ajuar y de labranza.

 
Bibliografía
-Veloz Maggiolo, Marcio; Ortega, Elpidio. El precerámico de Santo Domingo, nuevos lugares, y su posible relación con otros puntos del área antillana. Papeles Ocasionales No. 1. Museo del Hombre Dominicana.1973.
-Veloz Maggiolo, Marcio. Arqueología prehistórica de Santo Domingo. McGraw-Hill Far Eastern publishers (S) LTD- Singapore. New York. 1972.
Presentación de la pieza
Uno de los objetos de los tantos que componen la religiosidad popular dominicana, en donde se nota quizás el sincretismo afro-dominicano lo es la ermita o especie de capilla en miniatura, construida en tablas rústicas de madera en donde es celosamente guardado el santo patrón de una comunidad, grupo o provincia. Las mismas se pintan en hermosos colores y tienen tapas de cristal para así mostrar la imagen que lleva dentro. Son cargadas por los adeptos en las procesiones.

 
Más información sobre la pieza
De tradición católica, la ermita constituye una de las expresiones de arte sacro popular vigente en nuestros campos y barrios de las principales ciudades. Apegada, como muchas de las manifestaciones de la identidad, a una vieja creencia y un compromiso que va más allá de la comunidad quedando involucrada una familia y una persona en particular, la ermita es fiel reflejo de esa fe religiosa de nuestro pueblo, siendo de construcción ligera y liviana, ya que muchas veces suele ser desplazada de un lugar a otro lo cual aligera su porte.

Su decoración, diseño y retoques representan el esfuerzo por engalanar el lugar donde reposa como residencia, el santo familiar o comunitario, su fabricación es obra de artesanos expertos en la confección de este tipo de objeto cultual que a la vez que respeta cánones y símbolos sagrados, deja colar por igual el talento de un artesano popular que se encarga de darle terminación artística. El punteado de nuestra pieza del mes y los trazos lineales compuesto de varios colores, embellece la ermita y a la vez simbolizan los colores del santo.

Una vez fabricada la ermita, otra persona de la comunidad o de la familia se encarga de vestir y decorar interiormente la misma y al santo o virgen, de forma que con dicha iniciativa quede satisfecho el santo de reverencia. Es decir que en la preparación y decorado de la ermita se articulan artesanos y otras manualidades para concebir una obra bellamente terminada, convirtiéndose entonces en más que un objeto cultual, también en una expresión genuina de arte sacro popular, cumpliendo a la vez la función de reverencia divina y estéticamente agradable.

La necesidad de rendir culto a determinados santos considerados por la comunidad o la familia responsable de su protección, como benefactores, obligó al campesino nuestro a crear sus propios altares en miniatura, muchas veces como forma de particularizar el culto, individualizando la veneración a través de la ermita, cuidada y protegida como si se tratara del santo en persona. La tradición oral, la fe y el compromiso de quienes asumen la responsabilidad de su mantenimiento, han posibilitado la preservación de esta vieja forma de sacralidad, expresión misma de una devoción y un arraigo del catolicismo popular en una parte importante de nuestras gentes del pueblo.

Precisamente, en el Centro León se exhibe la Exposición De Oficio Pintor. Arte colonial. Colección Patricia Phelps de Cisneros, en su Sala de Exposiciones Temporales María Asensio de León, mostrando la misma una selección de más de 30 importantes obras de arte sacro venezolano colonial. De importancia resulta resaltar que el artista en esa época era más bien valorado como artesano. Viviendo de su trabajo y en ausencia de una presencia material de iconos y referentes simbólicos sagrados, desarrolló una producción u oficio que ayudó a suplir la demanda cultual en América, creándose un arte sacro popular, como el representado en esta pieza del mes, como una analogía, de prácticas culturales populares compartidas.-

La cafetería del Centro León presentó su nuevo menú y nuevas facilidades.

Publicado en Noticias

La Navidad llegó al Centro León con la apertura de la exposición Tradiciones, oficios y símbolos: Belenes, Reyes Magos y Vieja Belén. 

Publicado en Noticias

El Centro León estrenó la versión en español del documental La República del Béisbol: los Gigantes Dominicanos del deporte americano, un material que trata la historia nunca antes contada de los que abrieron la senda a República Dominicana en este deporte. 

Publicado en Noticias

El Grupo de Fotorreporteros Dominicanos presentó en el Centro León Crónicas Sentidas, una exposición proyectada de fotografías de prensa.

Publicado en Noticias

La Asociación de Museos del Caribe celebró en República Dominicana su 19na Asamblea Anual, siendo el Centro León el organizador del encuentro. 

Publicado en Noticias

Desde su primera edición en 1964, el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes ha buscado alentar la gran diversidad creativa que se experimenta en República Dominicana. Una vez más, se inicia la marcha con la presentación de las bases del XXII Concurso de Arte Eduardo León Jimenes en el Centro León, responsable de su organización desde el 2004.

Publicado en Noticias

El Centro León, en colaboración con el Instituto Tecnológico de Las Américas, ITLA, realizó el Foro Creativo de Diseño Gráfico: Identidad dominicana, un espacio que abordó las proyecciones de esta área en el país.

Publicado en Noticias

El Centro León celebrará durante todo el mes de octubre su cuarto aniversario.

Publicado en Noticias

Con esta Tertulia Caribeña el Centro León inicia el ciclo de actividades previas a la gran inauguración de la gigante exposición museográfica ¡Nos vemos en el play! Béisbol y Cultura Dominicana, que será presentada en el Centro León a principios de enero 2008. 

Publicado en Noticias

En septiembre el arte cobrará movimiento en el Centro León con la apertura de la III Bienal Interamericana de Videoarte, un concurso destinado a los artistas del continente americano que han hallado su forma de materializar su creatividad en este lenguaje expresivo. 

Publicado en Noticias

El Centro León unido a otras instituciones culturales de Santiago de los Caballeros, como La 37 por las tablas y Casa de Arte, celebró el 33 aniversario de Casa de Teatro en una fiesta inolvidable en la que se rindió tributo a su principal gestor: Freddy Ginebra. 

Publicado en Noticias

La Asociación Dominicana de Críticos de Arte (ADCA), sección nacional de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA), reconoció al Centro León con tres galardones en los Premios de la Crítica 2006.

Publicado en Noticias

Celina Palmira Ureña Cot, estudiante universitaria de 22 años, fue declarada como la ganadora del Concurso Juvenil Internacional Conoce y Evalúa tu Patrimonio Inmaterial en República Dominicana, auspiciado por la UNESCO, Unión Latina y el Centro León. 

Publicado en Noticias

El Centro León presentó la Guía didáctica para docentes, un documento que persigue establecer vínculos entre la educación formal de los centros educativos y las exposiciones permanentes de la institución cultural. 

Publicado en Noticias

Este verano promete ser más creativo para los niños. El Centro León ya inició su Aventura creativa, verano 2007, un espacio donde los más pequeños podrán sacar partido a su genialidad esponjosa. 

Publicado en Noticias

Ante una multitud que no pudo evitar mover su cuerpo al ritmo folclórico de Estados Unidos, Big Hillbilly Bluegrass se presentó con éxito en el Auditorio del Centro León. 

Publicado en Noticias

En la noche del jueves 21, renació el oficio de pintar en el Centro León con el acto inaugural de la exposición De oficio pintor. Arte colonial venezolano. Colección Patricia Phelps de Cisneros en la Sala de Exposiciones Temporales María Asensio de León, en coordinación con la Fundación Cisneros. 

Publicado en Noticias
Descripción
Guayo o rallador en forma de escudo que termina en dos patas. Decoración incisa que bordea y delimita la parte funcional de la pieza. Reborde lateral.
 
Más información

Usado para rallar la yuca que luego se empleaba, previo a un proceso de depuración, para preparar el casabe convertido, junto al maíz, en uno de los medios por excelencia de la dieta taína que ha podido conservarse aún en la dieta de hoy, empleando las mismas técnicas de preparación.

Estos objetos domésticos se construyen de distintos materiales, los más comunes era la roca porosa, pero también los hubo hecho de madera con pedazos de piedrecillas incrustadas en su superficie y que facilitaba el rallado.

Igualmente y menos frecuente, se producía un rallado fino de la yuca con la finalidad de producir una modalidad especial de casabe conocida como xabaxao según el Padre Las Casas, usando para ello la piel espinosa y escamosa de algunos peces como el libuza.

Hoy se ha sustituido este guayo tradicional taíno, que también podía ser fabricado de corales, por guayos de zinc, más prácticos y funcionales. La pequeña industria artesanal lo ha convertido en indispensable entre los hogares pobres de nuestro país, cumpliendo en muchos casos la misma función de antaño, rallar alimentos para la cocina moderna y popular como la yuca para el uso de ésta en distintos platos de la culinaria nacional.-

 
Bibliografía
-Veloz Maggiolo, Marcio. Arqueología Prehistórica de Santo Domingo. Mcgraw-Hill Far Eastern Publishers (S) Ltd-Singapore 1972.-
Página 1 de 3