Pedro José Vega, museógrafo de la exposición, realizó una visita comentada por la muestra. Una vez finalizado el didáctico recorrido, Rafael Emilio Yunén, director del Centro León, presentó el catálogo que incluye un extenso ensayo de Sara Hermann sobre los códigos visuales del merengue.

Antes de entrar a la sala donde se exhibe hasta el próximo domingo la exposición QUE NO ME QUITEN LO PINTAO. Los códigos visuales del merengue, Pedro José Vega hizo una analogía entre la poesía escrita y la poética que debe establecer la museografía de una exposición. “La museografía al igual que el lenguaje pude ser un medio para la prosa o la poesía –argumentó Pedro José Vega–. La diferencia entre prosa y poesía no estriba en que se usan diferentes lenguajes para cada una, sino que el mismo lenguaje es usado de manera diferente. Lo mismo puede ser aplicado a la museografía. Este principio se ha aplicado de manera constante en todas y cada una de de las exhibiciones que se han presentado en el Centro León, tanto en las permanentes así como en las temporales; el mismo se adhiere y podríamos decir que define claramente los lineamientos de lo que se denomina hoy día como: ‘la nueva museografía’”.

Dichas estas palabras, el público pudo recorrer con Vega cada uno de los ámbitos de la exposición que explora el significativo papel que ha ejercido nuestra música nacional en las artes visuales dominicanas. “Todas las exposiciones empiezan por el pasado y, en algunos casos, culminan en el presente –explicó Vega–. Sin embargo, QUE NO ME QUITEN LO PINTAO comienza en el presente, parte del merengue que bailan ahora mismo los dominicanos para demostrar la vigencia de este ritmo en nuestra cultura. Por eso aquí ponemos los carteles con los que se anuncian los bailes que suceden ahora mismo en nuestros campos y ciudades”. El público que asistió a la visita comentada, también pudo apreciar un audiovisual que se preparó para posibilitar diversas lecturas y enriquecer el contenido de la exposición. Ñico Lora tocando su acordeón, Tin Pichardo bailando un merengue apambichao y otras imágenes que constituyen verdaderos tesoros de la historia del merengue fueron editadas en un breve loop que le pone música al silencio de las obra expuestas.

Una vez finalizado el didáctico recorrido, Rafael Emilio Yunén, director del Centro León, presentó el catálogo que incluye un extenso ensayo de Sara Hermann sobre los códigos visuales del merengue. Yunén mostró los distintos bocetos que sirvieron para llegar a la concepción final de la museografía. “En una exposición laboran varios equipos del Centro León y cada una de ellas implica un intenso y largo trabajo, desde las investigaciones preliminares, hasta los diseños de su identidad y museografía”.

Yunén agradeció a todos los coleccionistas e instituciones que aportaron obras para esta muestra única, que reúne por primera vez las más valiosas obras que abordan el tema del merengue. El Director del Centro León adelantó también que la exposición será exhibida próximamente en Santo Domingo y no descartó la posibilidad de que se presente también en Europa. “QUE NO ME QUITEN LO PINTAO es una exposición excepcional –racalcó Yunén– y la comunidad del Centro León ya empieza a tener nostalgia por ella. Fue un proyecto con el que todos se identificaron mucho. Por eso deseamos que continúe, que alcance otros públicos, que lleve su mensaje de profunda dominicanidad a otras latitudes”.

Todos los asistentes a la actividad recibieron un ejemplar del catálogo como obsequio. El volumen, además del texto de Sara Hermann, contiene una introducción de Rafael Emilio Yunén y una reproducción de todas las obras que aparecen en la muestra.

CV