Un gran concierto y un seminario taller formaron un sólido fin de semana dedicado por entero al acordeón y sus remanentes en la cultura dominicana.