La legendaria orquesta rusa dio un concierto por primera vez en Santiago de los Caballeros, con un variado repertorio clásico.